Uncategorized

La Teoría del Todo.

Cuando iba en la preparatoria tuve un maestro de matemáticas muy particular. Se llamaba Javier Mendieta. Él es de esos maestros que marcan la vida de todos los alumnos que toman clase con él. Para mí fue muy importante porque me hizo encontrarle el gusto a las matemáticas y descubrir una capacidad que pensaba no tenía. El profesor Mendieta es una de las personas más apasionadas por lo que hace que he conocido en la vida. Al principio, sus primeras clases me resultaban difíciles de comprender y me daba pavor pensar en los exámenes. Con el paso del tiempo, logré entender sus clases y hasta me llegó a ir bastante bien en algunos de sus exámenes.

Dentro de todas las cosas que nos platicaba el profesor Mendieta sobre el mundo de la ciencia, recuerdo mucho la manera tan apasionante con la que hablaba de un físico inglés llamado Stephen Hawkins. Me acuerdo mucho de sus pláticas sobre Hawkins no por lo que científicamente  explicaba de él, sino por su condición física. Stephen Hawkins es una persona que no puede moverse. Tiene algo así como ELA (esclerosis lateral amiotrófica) pero no recuerdo el nombre de la enfermedad.

En el verano para pasar a segundo de prepa tuve la oportunidad de irme a estudiar inglés a Cambridge. Estando allá, vi que el famoso señor Hawkins daría una conferencia en la Universidad de Cambridge. Fui a la conferencia más por todo lo que me había contado mi maestro que porque en verdad quisiera ir. Tenía ganas de regresar y contarle que había conocido a ese ser del que tanto hablaba. Evidentemente la conferencia para mí fue una tortura: no entendí nada. Recuerdo que salí de la conferencia pensando que era admirable que alguien en una silla de ruedas y sin poder hablar siguiera teorizando sobre el universo y sus leyes, pero sin entender por qué mi maestro lo admiraba tanto.

Ayer en la tarde fui al cine a ver una película titulada “La teoría del todo”. Una película sobre la vida de Stephen Hawkins. Debo confesar que fui a ver la película principalmente porque suena como una favorita para los Oscares, y no porque tratara sobre la vida del científico. Salí fascinado del cine. “La teoría del todo” es una película que me tocó en muchos niveles. Me hizo pensar en lo que ha sido mi vida, en mi condición como ser humano y como ser pensante; en mis prioridades y cómo he llegado a ellas… pero sobre todo me hizo entender por qué mi maestro de matemáticas de la prepa admiraba tanto a este hombre. Y eso, me hizo entender a mí porque aún hoy -a más de 10 años de haber dejado de tomar clases con él- sigo admirando a mi profesor de matemáticas.

1 comentario en “La Teoría del Todo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s