Uncategorized

Mensajes Inesperados

Siempre he sido fan de la lectura porque siempre he pensado que los libros llegan a mi vida cuando más los necesito. Llámenme loco o mamador, pero siempre que un libro ha llegado a mis manos he encontrado un mensaje específico en él para mí. A veces me cuesta trabajo reconocer ese mensaje, unas cuantas mis egos y/o miedos no quieren ver el mensaje pero la mayoría de las veces es tan claro el mensaje que me pega como una bomba.

A lo largo de mi vida han habido libros que me han marcado más que otros. Me he dado cuenta que hay autores con los que conecto más y, por lo tanto, recibir sus mensajes de vida es más fácil. Pero también disfruto mucho cuando un libro que se me ha aparecido desde la nada me dice algo que me toca profundamente. Esa es la mayor virtud que yo le veo a la lectura que, por muy malo que sea el libro, siempre deja algo en quien lo lee (al menos las ganas de no volver a leer nada de ese autor).

Este año lo inicié leyendo Tokio Blues del autor japonés Haruki Murakami. También inicié el año algo confundido con la vida. Conforme he ido avanzando en la lectura, me he dado cuenta que no fue una coincidencia que este haya sido el primer libro que me llegara en el 2015. El personaje principal de esta novela, Watanabe, me ha ido dando muchas respuestas para las dudas que me aquejan. Hoy en la mañana desperté con unas ganas incontrolables de saber si la forma en que vivo la vida es la correcta. Ya saben, las grandes cuestiones de la vida se me acumularon en la cabeza. Entonces, sobre mi buró estaba mi ejemplar de Tokio Blues. Lo tomé y continué la lectura para despejarme un poco. Y de repente, como un gran regalo de la vida, encontré el mensaje más claro y directo que la literatura me ha regalado. Watanabe, el protagonista de esta novela, recibe una carta que a mí me llegó directito al corazón y la razón. Les comparto un fragmento:

“..Cosas así pasan todos los días en este mundo. Es igual que ir en bote por un lago en un día soleado y decir que el cielo es hermoso y el lago es bello. Deja de atormentarte por eso. Las cosas fluyen hacia donde tienen que fluir, y por más que esfuerces e intentes hacerlo lo mejor posible,cuando llega el momento de herir a alguien lo hieres. La vida es así. Parece que esté aleccionándote, pero ya es hora de que aprendas a vivir de este modo. Constantemente intentas que la vida se adecúe a tu modo de hacer las cosas. Si no quieres acabar en un manicomio, abre tu corazón y abandónate al curso natural de la vida… …No te reprimas por nadie y, cuando la felicidad llame a tu puerta, aprovecha la ocasión y sé feliz. Puedo decirte por experiencia que estas oportunidades aparecen dos o tres veces en la vida y, si las dejas escapar, te arrepentirás para siempre…” (MURAKAMI, H. Tokio Blues, Norwegian Wood.1987)

2 comentarios en “Mensajes Inesperados”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s