Uncategorized

#ForeverAlone por convicción

Quienes me conocen y/o siguen por redes sociales saben que me la paso “quejándome” de mi situación sentimental. Desde que descubrí el término/hashtag #ForeverAlone encontré la manera de darle estilo a mi drama y una firma a mi soltería. Cualquier broma o comentario que me escupiera en la cara mi -entonces pensada- “patética” situación sentimental era suficiente para que yo escribiera un tuit o  cambiara mi estado de Facebook para con un tono irónico y haciendo uso de mi humor negro firmarlo con mi hashtag favorito.

Dice un dicho que una mentira dicha100 veces se vuelve verdad. Después de unos cuantos tuits y estatus de Facebook con mis bromas quejinches sobre mi soltería, mis amigos y familiares comenzaron a pensar que de verdad estaba en el hoyo. Mi mamá me echaba la frase: “ten paciencia, ya te llegará el amor” cada que podía; y mis amigas (que siempre me han visto con ojos de mucho amor) no paraban de decirme frases como: “estás muy guapo, no se por qué sigues soltero” “si no fueras gay, yo andaría contigo” “ellos se lo pierden y tú te lo ahorras”, etc., etc., etc…

Al final, me di cuenta que la bolita de nieve denominada #ForeverAlone creció más de lo que pensaba y que mis intentos de ser simpático e ingenioso con mi situación amorosa me habían convertido en víctima de la compasión. A partir de entonces mis amigos no paraban de emparejarme con cuanto individuo atraído por su mismo sexo conocían. Debo decir que aunque nunca nada funcionó en el plano en que mis amigos habían pensado, sí saqué muy buenos amigos de esas presentaciones.

Después de darle unas vueltas al porqué de mi soltería, he llegado a la conclusión de que estoy soltero porque quiero, porque no he conocido a la persona que me haga decir: “va, me la rifo”.Una vez leí en un libro que “uno acepta el amor que cree merecer” (Chbosky, Stephen. Las ventajas de ser invisible, 1999) y creo que yo sí tengo claro lo que me merezco. Se que no tengo el físico de Ryan Gosling y estoy muy lejos del carisma de Chandler Bing; sin embargo, creo que tengo lo mío y se qué puedo ofrecer a la otra persona. Con esto tampoco quiero decir que estoy  esperando encontrar un príncipe salido de una película de Disney (aunque un Erik no me vendría nada mal) pero sí alguien que esté no sólo dispuesto a formar parte de mi vida sino a hacerme parte de la suya. Alguien dispuesto a compartir los momentos importantes de la vida pero sobre todo el día a día.

En fin, creo que no pido nada extraordinario (porque tampoco puedo dar algo así) pero tampoco me voy a conformar con cualquier cosa. He tenido la fortuna de tener pocas pero muy memorables relaciones, por lo que también se que hay seres que valen la pena (o la alegría, mejor dicho) en el mundo y yo quiero alguien así. Mientras llega esa persona indicada, seguiré tirándome al drama del #ForeverAlone, porque de ahí siempre he podido sacar un buen chiste o una gran anécdota para  el libro que algún día escribiré.

IMG_2017

1 comentario en “#ForeverAlone por convicción”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s