Uncategorized

Razones para ser barbón

Nunca me he sentido el más guapo del mundo pero tampoco me considero el más feo del planeta. Pero siempre he lidiado con aspectos de mi persona que me pegan en el autoestima y no me dejan estar completamente a gusto conmigo mismo: que si el peso, que si la altura, que si el cabello no se qué… Ya saben, esas cosas que no son realmente importantes pero que a todos nos agobian por momentos.

De entre todas esas cosas algo que mucho tiempo me agobió fue ser tan velludo. Recuerdo cabrón que de chavitito (yo tenía unos 11 años) en el elevador de un hotel, una niña le preguntó a su mamá cuando me vio “¿por qué ese niño tiene bigote?”. Yo, en ese instante regresé a mi cuarto, tomé el rastrillo de mi papá y me rasuré el bigote. ERROR. Desde entonces comenzó el suplicio de rasurarme constantemente. Después de unos años de irritarme la jeta con mis rasuradas, decidí dejar que mis vellos faciales fueran libres y los dejé crecer. GRAN ACIERTO. A partir de entonces mi vida cambió.

Desde que dejé crecer mi barba he encontrado muchos beneficios. El primero, por supuesto, es que me evito todo el proceso del rasurado que me da una hueva IMPRESIONANTE. Claro que la barba requiere sus cuidados pero estando larga basta con peinarla un poco y visitar una vez al mes la barbería (que es un proceso disfrutable en todo momento. Les dejo el link aquí de la barbería a la que yo voy).

De las cosas que más disfruto de tener mi barba es que cuando hace frío yo no lo siento en mi cara. Sí, suena cagado pero es verdad. En las épocas de frío, cuando todo mundo usa bufandas yo no las necesito: mi barba me hace el paro. Amo tocarla y sentir que está fría en la superficie pero si meto mis dedos va entrando en calor.

View this post on Instagram

Mi #barba y yo vs el frío de #Pachuca

A post shared by Alonso Navarro (@alonsonm) on

También debo agradecerle a mi barba el aumento en mi sex appel (jajajaja). Ya se que no soy el más guapo – ni pretendo serlo- pero desde que dejé crecer mis pelos alrededor de la cara he tenido más pegue que nunca en mi vida. Quiero suponer que la barba me hace ver más varonil y remarca mis facciones. O tal vez sólo sea por moda y llegará el momento en que se pase el furor por la barba y se acabe mi sex appel (mientras eso pasa yo disfruto la moda).

Pero sobre todo amo mi barba porque desde que la tengo me siento súper cómodo conmigo mismo. Me hace sentir seguro y confiado. Creo que me da mucha personalidad físicamente y que se ha vuelto algo distintivo en mí.

De las cosas más difíciles que he enfrentado en la vida es aprender a quererme. Estar cómodo con quien soy ha sido un proceso que me ha llevado años y aún hoy (algunos días), sigo encontrando mis defectos más abrumadores de lo que en realidad son; pero gracias a mi barba el sentirme bien con mi físico ha sido mucho más fácil y divertido. Con mi barba aprendí que uno no se siente bien porque se vea bien, sino que uno se ve bien cuando se siente bien consigo mismo.

1 comentario en “Razones para ser barbón”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s