Uncategorized

Si no leo me aburro

Con el estreno de la película 50 Sombras de Grey (Sam Taylor-Wood, 2015) se ha desatado una histérica pelea en redes sociales entre los que defienden no sólo la película sino también el libro y los detractores de los mismos. Yo no he leído la novela ni he visto la película (y tampoco tengo la más mínima intención de hacer alguna de las dos cosas) pero he encontrado bastante simpática la lucha por el honor de esta saga literaria/cinematográfica y he pensado algunas cosas al respecto que quiero compartir por aquí.

Primero estoy sorprendido por la cantidad de personas que he visto que leyeron el libro. Un chingo de gente de mi Facebook y Twitter comentaba y posteaba cosas sobre esta novela; y lo que era más sorprendente es que la mayoría de la gente que ponía cosas es gente que normalmente me da la impresión de que no leen ni la caja del cereal (perdón si este último comentario sonó ofensivo, pero es verdadero). Todo esto llamó muchísimo la atención y en algún momento fui a buscar el mentado libro para saber el porqué de tanto alboroto. Leyendo un poco sobre qué va el libro fue suficiente para saber que ni me iba a gustar ni me estaba perdiendo un clásico de la literatura norteamericana contemporánea.  Seguro, si leíste el libro y has leído hasta aquí debes de pensar que soy un mamador de lo peor (y probablemente tengas razón) pero – más allá de que yo piense que el libro es literatura basura- festejo el hecho de que hayas leído un libro aunque no sea de mi agrado.

El valor que yo le encuentro a 50 sombras de Grey, es que puso a leer a todas las mujeres: amas de casa, adolescentes, profesionistas, madres solteras, divorciadas, estudiantes… y  bueno, también a uno que otro güey con ganas de aprender del cachondeo literario. Un fenómeno así no se veía desde que Harry Potter nos hizo leer a todos hace ya unos años (claro que literariamente hay un abismo entre estas dos obras) y eso siempre debemos de aplaudirlo -especialmente nosotros los mexicanos que en promedio leemos 2 libros al año-.

Con el riesgo de sonar mamón y pretencioso, confieso que soy una persona a la que sinceramente le gusta leer y sabe de libros. Esto fue el resultado de mis grandes maestros de literatura, que supieron guiarme por el increíble camino de los libros. La clave para encontrarle sabor a la lectura está en empezar a leer libros sobre cosas que nos gusten, ya después habrá tiempo y disposición para leer las grandes obras de la literatura mundial. Así que si les late, les voy a dar algunas recomendaciones de libros que están muy bien escritos, son fáciles de leer y que despertarán su apetito literario.

El principito (Antoine de Saint-Exupéry). Es mi libro favorito del mundo mundial. La historia es hermosa de principio a fin, lleno de lecciones de vida y súper cortito así que ni pretexto tienen para no acabarlo. Además es un clásico de la literatura infantil.

El niño con el pijama de rayas (John Boyne). Es una historia muy tierna y humana sobre un niño alemán y un niño judío en la Alemania Nazi.

El curioso incidente del perro a media noche (Mark Haddon). Es la historia de un chavito con Asperger que en su intento por descubrir al asesino del perro de su vecina, termina descubriendo muchos secretos de su familia.

Como agua para chocolate (Laura Esquivel). Si eres cursi y amante de la comida, este libro te encantará porque a través de recetas de cocina nos cuenta una historia de amor prohibido en el México de la Revolución.

La historia sin fin (Michael Ende). Esta es una novela fantástica que habla del poder que tiene nuestra imaginación para entender y encontrar nuestro lugar en el mundo. Es un libro que permite muchos niveles de lectura, por lo que le puedes encontrar un significado dependiendo de lo que estés viviendo.

Harry Potter (J.K. Rowling) AMO los libros del maguito inglés. He leído la saga dos veces en mi vida y en cada vez le he encontrado un sentido único. Es una saga con grandes significados y mucho más compleja de lo que podría aparentar ya que habla de los grandes temas del hombre: poder, sentido de pertenencia, superación, miedo, amistad, etc.

Trilogía El águila y el jaguar (Isabel Allende). Esta saga está conformada por los libros “La ciudad de las bestias”, “El reino del dragón de oro” y “El bosque de los pigmeos”;  y es una manera de viajar por el mundo sin salir de casa. Originalmente Allende le escribió estas historias a sus nietos, por lo que tienen un mensaje lleno de valores sin caer en lo cursi ni el cliché.

Ahora sí ya tienen opciones para iniciarse en el increíble mundo de las letras. De primera instancia parece que la mayoría son libros para chavitos, pero no se vayan por esta impresión y dense la oportunidad de leerlos; el valor que yo he descubierto en estas historias es que hablan  de la esencia del ser humano y por lo tanto es fácil identificarte con ellas según el momento de vida  en el que te encuentres sin importar si tienes 8 años o 56.

2 comentarios en “Si no leo me aburro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s