Uncategorized

Las Mujeres de Mi Vida

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Una celebración en la que las mujeres y los hombres feministas celebramos con orgullo los avances de equidad de género pero que existe porque desafortunadamente las mujeres siguen sin gozar de los mismos derechos e igualdades que los hombres tenemos. Está cabrón que en el 2015, después de dos guerras mundiales, de haber viajado al espacio y  de millones de inventos que nos han hecho la vida más cómoda; sigamos estando muy atrasados en materias mucho más importantes como la igualdad de género.

Si comparamos la situación de las mujeres en la época de nuestras abuelas o bisabuelas es un hecho que han habido adelantos en cuestión de derechos para la mujer pero no creo que los avances sean suficientes. Todavía, hoy, existen en el mundo lugares donde las mujeres son obligadas a casarse antes de cumplir la mayoría de edad como si fueran un objeto que puede comerciarse. Todavía, hoy, a las mujeres se les paga mucho menos en el sector laboral simplemente por una cuestión de género, o las despiden por embarazarse. Todavía, hoy, 40% de las mujeres están destinadas a sufrir algún tipo de violencia por parte de los hombres.

Como hombre me indigna formar parte de un género que no tiene la capacidad de respetar y valorar a las mujeres como sus equivalentes. Es mucho más cómodo para muchos hombres seguir propiciando la idea de que la mujer vale menos en todos los sentidos que alzar la voz y pelear su lucha. ¿A qué le tendrán tanto miedo estos “hombres”? No lo se, pero me aterra saber que su ignorancia es tanta y su poder es mucho.

A lo largo de mi vida he tenido la fortuna de crecer al lado de extraordinarias mujeres que con su ejemplo me han demostrado el papel fundamental que tienen dentro de la sociedad. Mujeres a las que he visto sufrir, gozar, amar, reír, llorar; pero a las que sobre todo he visto encontrarle el sabor a la vida sin importar que tan compleja ésta pueda llegar a ser. Por eso, con esta entrada quiero agradecerles todo lo que con su manera de ser le han aportado al hombre que soy y aspiro ser. Estas son las mujeres de mi vida:

Mi mamá: la más importante de todas. Que me ha enseñado el verdadero significado de lo que implica ser un ser humano y me ha demostrado que lo importante para trascender es dejar huellas y no cicatrices en la gente.

Mi abuela, de la que he aprendido que no hay satisfacción más grande en este mundo que hacer  el bien sin mirar a quién.

Mis tías, que son ejemplo de perseverancia y entrega. Y especialmente, a las que en algún momento de su vida me han adoptado como un hijo más.

Mis primas, porque ellas han sido las hermanas que siempre quise tener y mis papás no me dieron. Porque son unas chingonas y con su ejemplo me inspiran a ser mejor cada día.

Paty, que desde que trabaja en mi casa me ha hecho la vida más cómoda con su dedicación y esfuerzo; y más porque ha sabido aguantar mi desmadre.

Mis amigas: que con su forma de ser le dan mucha luz a mi vida aunque estemos lejos y nos veamos poco.

Mis maestras de las Américas, el Claustro, la UIC, el teatro y la vida… por todas las enseñanzas académicas y de vida.

Me encantaría que no tuviéramos que celebrar el Día Internacional de la Mujer, porque eso significaría que hemos conquistado la igualdad entre hombres y mujeres. Mientras ese día llega no me cansaré de aplaudir el valor y los esfuerzos con que las mujeres de todos los estratos sociales enfrentan la vida en un mundo de reglas tan machistas; y desde mi trinchera hago mía su lucha.

1 comentario en “Las Mujeres de Mi Vida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s