Uncategorized

El amor es soltar

De las cosas más difíciles que tiene la vida es soltar. Desde niños nos enseñan que el tiene más vale más, cuando irónicamente nunca somos dueños de nada. Incluso al final, la muerte es la muestra de que ni la vida nos pertenece. Pero nuestro ego es demasiado tonto que cree que puede poseer a las cosas y, siendo aún más estúpido, a las personas.

Personalmente soy de esos con el ego tan grande y estúpido que tienen enormes problemas con soltar. Me aferro a mis sueños, a mis miedos, a mis amores, a mis rencores… Esto es horrible porque siempre llega el momento en que debo abrir las manos y dejar ir aquello que creo poseer.  Y dejar ir, soltar, duele… y mucho.

De las cosas que más duele soltar es el amor. Como seres humanos no hay nada que nos haga sentir mejor que sabernos amados. Cuando esto sucede nos sentimos plenos, seguros, felices. Queremos que nunca se acabe. Extrañamente cuando realmente amamos a alguien, algo en nosotros nos hace saber que no somos dueños de esa persona y no intentamos poseerla (al menos eso me pasa a mí). Todo es felicidad y alegría mientras podemos compartir tiempo y espacio con esa persona, pero si nuestros caminos se bifurcan (por la razón que sea) la cosa se pone cabrona.

Para mí lo más difícil y doloroso ha sido tener que soltar a alguien a quien todavía amo. Hace unos meses lo tuve que hacer y me ha dolido de la chingada. Mi ego (que como ya dije es bastante grande y estúpido) buscaba creer en ideas para que el soltar fuera menos doloroso: “era lo mejor para los dos”, “lo bueno es que nadie salió lastimado”, “tal vez después nos volvemos a encontrar”… Pero el dolor no desaparecía ni se hacía más chiquito.

Entonces decidí entender mi dolor y aprender de él. No ha sido fácil pero el tiempo ha sido mi aliado y me ha ayudado a vivirlo sin sufrirlo. Ahora, gracias a esto, se que el amor es soltar. Amar verdaderamente a alguien es decirle: ve, descubre el mundo, crece, conócete, enamórate y ama a alguien más; que yo no voy a dejar de amarte. Suena bastante patético pero no lo es. Cuando se ama con sinceridad y de todo corazón el amor nunca se acaba, se transforma y muta a un amor diferente por eso podemos decirle a esa persona con sinceridad que nunca vamos a dejar de amarla.

En la vida lo único que queremos es dar y recibir amor incondicional. Soltar es la forma más grande y sincera de demostrar el amor incondicional. Soltar duele porque en ese acto algo de nosotros se va para siempre, pero se nos olvida que también nos quedamos con algo de aquello que soltamos de por vida. Por eso yo te suelto, deseándote toda la felicidad de la vida aunque yo no sea parte de esa felicidad. Me quedo con eso de ti que me inspira y, sobre todo, con la certeza de que si nuestros caminos se vuelven a cruzar, no seremos los mismos y por lo tanto tendremos que amarnos de una forma diferente… de una forma mejor. Pero si no volvemos a encontrarnos en la vida, mi certeza es que siempre habrá algo de mí en ti y viceversa… y eso, es prueba de haber conocido el amor incondicional.

2 comentarios en “El amor es soltar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s