Uncategorized

Lo mejor está por venir

La vida es incierta casi en su totalidad. Y digo casi porque hay dos cosas que son seguras: que todo cambia y que -paradójicamente- nada es seguro. ¿Por qué nos aferramos a vivir, entonces? No lo sé. La vida no es justa, duele, es difícil, impredecible… y aun con todo eso es hermosa. Yo, hasta cuando más la he padecido y pasado mal, siempre he encontrado motivos para seguir enamorado de la vida.

En los 28 años que llevo en el mundo he tenido momentos buenos y malos (como todos). Han habido episodios en mi vida que me han dolido y que hubiera preferido no haber pasado; pero si no los hubiera tenido no sería la persona que soy. Han sido muchos más los momentos de mi vida que se han quedado en mí como recuerdos inolvidables de lo buenos que fueron. Por eso no me puedo quejar, sí, me gustaría tener una vida más fácil y glamourosa pero lo que tengo está bien.

En 28 años de vida han habido sobre todo momentos de incertidumbre. Pero eso es normal, como dije antes, la vida sólo tiene de cierto lo incierto. Vivir en la incertidumbre puede ser muy agobiante. Para mí lo era. Siempre he sido una persona muy metódica e intento planear lo más posible la vida para tenerla bajo control. Últimamente, sin embargo, me he dado cuenta que mis esfuerzos por controlar la vida son bastante inútiles porque si algo caracteriza a la vida es lo impredecible que siempre es; no por nada dicen que si quieres hacer reír a Dios, le cuentes tus planes (y yo no saben cómo lo he hecho reír).

Darme cuenta de mi imposibilidad de tener el control fue horrible. Me agobiaba no poder tener certezas. Con el tiempo me he ido relajando y dejando que las cosas sucedan como deban de suceder. Claro que esto no implica dejar de trabajar y poner todo en manos del destino. No. Lo único que esto implica es que ahora busco las cosas que quiero de la vida con las mismas ganas y dedicación de antes pero con muchas menos expectativas.

Es muy difícil no tener expectativas. Es más, me atrevería a decir que es imposible. Pero las expectativas se pueden trabajar. Pero lo que he aprendido es que lo importante es buscar la vida que deseo con todo el corazón y esforzándome con toda mi alma, pero con la esperanza de que lo que sucederá será lo mejor que me habría podido suceder. Sí, a veces la vida me sigue decepcionando y por lo tanto doliendo, pero también ahora me sorprende positivamente mucho más. Creo que así es como debo vivir mi vida siempre: con el corazón abierto, dispuesto al cambio pero siempre esperando lo mejor; porque como dicen los gringos: The best is yet to come.

2 comentarios en “Lo mejor está por venir”

  1. Siempre… pero tampoco hay que dejarle todo al destino y a ese “lo mejor está por venir” hay que construir nosotros el presente que queremos, lo mejor que podamos, el mejor siempre está en nuestras decisiones y en nuestra actitud, así que aunque “lo mejor está por venir” lo mejor esta sucediendo ahora… en este instante…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s