actitud, aprendizaje, crecimiento personal, vida

Puertas cerradas y ventanas abiertas.

Dice un dicho que cuando una puerta se cierra es porque una mejor se va a abrir. Y la verdad es que eso no siempre sucede. A veces es necesario que uno la abra o que se salga por la ventana. Lo que sí es seguro, es que cuando se nos cierra una puerta siempre hay opciones para seguir adelante por nuevos caminos.

Claro que reconocer los nuevos senderos que la vida ofrece no es fácil cuando la puerta que quería atravesar se ha cerrado. En esos momentos todo se vuelve oscuro y encontrarme en la negrura de la incertidumbre parece imposible. Pero hace poco me dijeron que el momento de mayor conflicto en la vida, es el momento en el que más cerca estamos del plan maestro que tiene Dios (o como le quiera usted llamar: la vida, el universo, Alá, Buda) para nosotros. Esa afirmación es verdadera, yo lo acabo de comprobar.

Este último año (de julio 2014 a la fecha) ha sido muy difícil para mí. Ha sido un año de muchos cambios en todos los niveles: físicos, geográficos, vocacionales, etcétera. El conflicto se volvió mi pan de cada día. No sabía qué hacer con mi vida, me sentía perdido y sin idea de por dónde encontrarle un rumbo a mi vida. Este año me enojé con la vida, le reclamé a Dios y desconfié de los planes del Universo. Pero llegó un punto en el que ya no pude más y decidí confiar en la vida, Dios, el Universo; me solté y solté mis miedos, expectativas, deseos, sueños… CONFIÉ.

Y así, de pronto, la vida me regaló una nueva oportunidad, Dios un sueño y el Universo alineó todo para que estas nuevas cosas florecieran. Entonces, pude encontrarle sentido a todas las pérdidas que había tenido este último año. Tenía que perder esas cosas en las que había puesto mis apegos para que mi nuevo camino pudiera florecer y yo lo pueda transitar sin pesos de más.

Ahora vienen cambios ENORMES a mi vida. Cambios que me dan miedo porque implican soltar mucho y aprender a reconocerme en una nueva forma; pero que al mismo tiempo me llenan de emoción porque sólo vienen a confirmarme que todas esas cosas que he sentido desde que era niño y que no podía darles explicación, ahora cobran sentido.

Justo hoy en la mañana, le di shuffle a mi ipod y la primer canción que sonó es una canción que tenía mucho que no escuchaba pero que me hizo mucho sentido porque tiene una frase que explica perfectamente cómo me siento y que dice así:

y dicen que si una puerta se cierra se abre otra, no sé
más grande mas bonita y mas fácil que ayer…
más fácil que ayer…
y esta vez lo que en vez de una puerta, viene un ventanal
muy sólido, muy fuerte y con vistas al mar…
con vistas al mar…

Se que cuesta mucho trabajo confiar en los momentos de mayor conflicto, porque yo lo he vivido; pero confíen, cuando yo lo he hecho han pasado cosas increíbles. Al final, la vida siempre que nos cierra una puerta nos deja abierta una ventana para que salgamos al mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s