amistad, amor, boda

La boda de mi mejor amiga

Después de tantos meses de espera, ayer fue la boda de Giss. Como saben, fue una celebración que estuve esperando con mucha emoción y que superó todas las expectativas que tenía en todos los sentidos.

Después de algunos problemas de ubicación geográfica (no teníamos el lugar exacto de la boda 😱) y varios minutos de ansiedad por sentir que no llegaba a la ceremonia religiosa, llegué a la misa!!!! (Con unos minutillos de retraso).

Giss se veía espectacular vestida de novia. Nono -el ahora esposo- también. Los dos se veían felices y enamorados. El ambiente en el lugar era de mucho amor y felicidad.

  
La misa fue en francés por lo que no entendí nada, aunque tuvo sus momentos en español para los 22 mexicanos que estuvimos presentes en la celebración. Al finalizar, pasamos a firmar una hojita los testigos y después de abrazos, felicitaciones y fotos con los novios nos fuimos a la pachanga.

  
La fiesta fue en un hotel padrísimo. Empezó con un cóctel y canapés deliciosos, y con un mariachi amenizando el lugar. El detalle del mariachi me pareció muy padre, una manera de hacer presente la cultura de mi amiga. Yo generalmente ODIO los mariachis en las bodas pero éste estuvo muy bien porque le dio un toque emotivo a la boda y a diferencia de lo que se hace en México, fue al inicio de todo y eso encendió los ánimos de los que estábamos ahí. 

Después nos tocó la comedera. ¡Qué delicia! No sabría decirles qué era el banquete pero todo estuvo delicioso. Frente a mí desfilaron 5 platillos diferentes, que deleitaron mi paladar e hicieron feliz al gordito que vive en mí. La bebida combinó vinos riquísimos, (estaban tan ricos que yo que no tomo vino no paraba de beber copa tras copa) con tequila de dudosa procedencia pero de efectos incomparables. 

  
En la mesa que me tocó estar estaban los novios, los amigos del novio y los hermanos de la novia. El ambiente estaba armándose desde ahí, incluso cuando en la mesa la mitad hablaba francés y la mitad español. El idioma no fue un impedimento para enfiestar y pasarla bien con los amigos franceses. Y digamos que después de unas copas, los mexicanos ya éramos fluidos en francés y los franceses hablaban el español a la perfección (o al menos esa es la impresión que se me quedó 😜).

  
La música empezó a sonar con “Colgando en tus manos” para que los novios bailaran su primera pieza como esposos. Al terminar la canción, se abrió la pista y todos bailamos como si no hubiera un mañana. Nos movimos al ritmo de música francesa, cumbias, swing, pop, reggeton, rock, salsa… Y en el aire se respiraba un ambiente lleno de buena vibra por los novios.

  
 
Me siente infinitamente agradecido con la vida, el universo y Dios por darme la dicha de ver a la gente que amo feliz y poder celebrar su felicidad. Bien dicen que la felicidad compartida se vuelve más grande 🙂

Gracias Giss y Nono, por dejarme ser parte de este momento tan importante pero sobre todo por hacerme parte de su vida aun con las distancias y los cambios de horario. No les deseo la felicidad porque ya la tienen. Me hizo muy feliz verlos tan felices y saber que están rodeados de gente tan padre y que los quiere tanto.  Je t’aime beaucoup!!!

  

4 comentarios en “La boda de mi mejor amiga”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s