actitud, amor, felicidad, vida

Orgullo gay, orgullo humano

Junio es el mes del orgullo gay en todo el mundo. Este fin de semana se vivió la marcha LGBT en la Ciudad de México y fue aprobado el matrimonio igualitario en todo Estados Unidos (cosa que ya había sucedido en México un par de semana atrás). Era inevitable escribir algo sobre esto en este espacio.

Durante mucho tiempo fui de los detractores de las marchas gay. Decía que lo único que promovían eran estereotipos y clichés sobre lo que significa ser gay. Ahora, con el paso del tiempo, me he dado cuenta que su importancia es mucho más profunda y tiene un impacto más trascendental del que a primera vista aparenta.

La importancia de la marcha LGBT radica en la oportunidad de ser vistos. Ser gay muchas veces implica estar en la oscuridad, ser ignorado y, en el peor de los casos, violentado. Tener la oportunidad de salir a la calle y mostrarnos como somos sin miedo es algo que pocos heterosexuales entienden porque ellos nunca han tenido que ocultar ni dar explicaciones sobre sus preferencias sexuales. Para mí, ahí radica la importancia de este evento, en darle por un día o unas horas libertad a todos aquellos homosexuales de sentirse libres y sin miedos para ser quienes son.

Para mí era muy fácil juzgar y criticar el movimiento LGBT porque tuve la fortuna de ser gay en un ambiente educado. Nunca he sido discriminado por mi preferencia sexual en ninguna parte y mi familia y amigos siempre me han mostrado su apoyo y amor incondicional. Pero también he conocido el otro lado de la moneda. Tengo amigos que no gozan de la libertad de ser que yo tengo, y que viven en estrés y depresión por no poder ser quienes quieren ser.

He visto pasos importantes a favor de los derechos de la comunidad LGBT en los últimos años, que de no existir estas marchas no serían una realidad. Yo soy beneficiario directo de estas victorias, entonces ¿por qué juzgar y ridiculizar el movimiento que las generado? No es coherente.

Espero que pronto deje de existir el día del orgullo gay porque entonces habremos alcanzado una evolución social sin presedentes: habremos entendido que el amor es amor.

Yo estoy dispuesto a marchar y luchar por los derechos de cualquier ser humano que viva en represión sin importar su preferencia sexual, estatus social, religión, nacionalidad… Porque el mundo sólo se volverá un mejor lugar cuando la gente tenga la libertad de ser completamente feliz y uno es más feliz cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí mismo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s