aprendizaje, estudios

Ten cuidado con lo que deseas…

Hay un dicho muy popular que dice (valga la redundancia): “Ten cuidado con lo que deseas porque se te puede hacer realidad” y justo ese dicho aplica para mí ahorita. No quiero sonar negativo con esta entrada porque estoy muy lejos de esa actitud, más bien quiero reírme un poco de mí y mi forma de ser. Quienes me conocen de toda la vida y, especialmente quienes han tenido la suerte/desgracia de compartir un salón de clases conmigo saben el tipo de intensidad estudiantil que llego a manejar. Soy lo más ñoño que se puedan imaginar: hago las tareas el día que me las dejan, leo sobre el tema, tomo notas en clase, hago preguntas, debato, amo los exámenes y le recuerdo a los maestros cuando han dejado tarea. Mis compañeros de clases les pueden confirmar todo esto y en una de esas hasta algo más. Eso sí, soy muy buen compañero porque así como puedo ser un pain in the ass con mi nerdez, también siempre estoy dispuesto a explicarles a mis compañeros (los que me caen bien, jaja) lo que no entienden y ayudarlos con tareas y ejercicios.

Cuando iba en la prepa, mis compañeros y mis primos siempre me hacían burla diciendo que yo ya tenía listas las tareas hasta del siguiente semestre. A mí me parecía una exageración de su parte, pero en mi interior siempre soñaba con el día en el que llegara a una clase y todas las tareas y ejercicios me las dieran el primer día de clases para poder organizar mi tiempo con mayor precisión y dosificar mi estrés de maneras más efectivas. Ese día llegó hoy. Aquí en Australia es lo normal que en el momento que te inscribes a tus clases te digan características y fechas de todo lo que vas a tener que entregar en tus clases. Cuando vi eso, brincaba de felicidad. Luego volví a revisar todo una vez más y entré en pánico: ” ¡¿Cómo voy a poder hacer tanto en tan poco tiempo?! ¡¿y esa tarea qué significa?! ¡no entiendo qué tengo que hacer para ese trabajo! ¡a qué se refieren con estos criterios!” Claro, como no estoy acostumbrado a trabajar de esta manera y no cambié el chip de mi cabeza sentí que, como normalmente me sucedía en la escuela en México, debía entender lo que tenía que hacer en cada trabajo y tener una idea de qué hacer.

Rápidamente fui al centro de ayuda de la universidad (porque aquí son tan amables que hay gente que te ayuda para todo: si tienes depresión, si tienes dudas sobre cómo hacer un trabajo, si tienes dudas en tu horario, si no tienes que comer, si tienes problemas con tu computadora, etc.; para todo hay alguien que te ayuda) y ahí me hicieron dar cuenta que no tenía  por qué entender todo lo que se me planteaba porque aún no empezaban las clases y a través de  éstas y las lecturas requeridas iría comprendiendo mejor a qué se refieren mis trabajos, además de que si seguía en las mismas había gente que podría orientarme para lograr hacer un trabajo digno (lo que me relajó bastante), aunque ellos de primera instancia creían que yo tenía un problema de autoexigencia y que si esto se me volvía a presentar debería ir a hablar con los psicólogos de la universidad (jajaja).

Esto se los cuento porque me recordó que a veces he esperado tanto algo que cuando lo tengo enfrente no me la creo o me la creo de más y se me olvida disfrutar el momento. Dejar que el estrés se apodere de mí sólo sirve para que deje de disfrutar lo que verdaderamente vale la pena: el aquí y el ahora. Los momentos de duda siempre van a existir en mi vida, son pruebas para recordarme por qué hago las cosas y qué tanto las quiero; pero son sólo eso, momentos que forman parte de la experiencia y nunca la experiencia en sí. Dejemos que las dudas hagan eco en nosotros porque son señales de que vamos por el camino correcto, pero nunca permitamos que se conviertan en gritos que nos distraigan de nuestros objetivos. Ya les contaré qué tal voy lidiando con mi estrés…

Saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s