actitud, aprendizaje, crecimiento personal, Deportes, vida

¡Adiós a las etiquetas!

A lo largo de la vida, mientras uno va creciendo, nos vamos llenando de etiquetas que nos ponemos y dejamos poner por la gente que nos rodea. Unas pueden ser muy útiles porque alimentan nuestra autoestima pero hay otras que son muy dañinas porque hacen que nos limitemos y desconfiemos de nuestras capacidades.

A lo largo de mi vida yo he sido etiquetado de muchas maneras: nerd, negrito, mamón, aburrido, intelectual, hipster, intenso, desafinado, etcétera. Una de las etiquetas que más adherida tenía era la de “malo para los deportes”. Desde niño nunca fui muy apasionado a ninguno y por lo tanto supuse que era malo para ellos y la gente pensó lo mismo. Nunca me di la oportunidad de conocerme en eso terrenos.

Ayer, de la universidad nos invitaron a jugar bubble soccer y voleibol de playa. Decidí ir porque iban mis amiguitos y para pasarla bien. Llegué con el objetivo de divertirme lo más que pudiera y desde que me metí a la burbuja para jugar fútbol no dejé de pasarla poca madre. En el voleibol playero me la pasé igual de bien, incluso con el frío que sentía porque la arena estaba congelada…

Total que cuando terminó la actividad, mis amiguitos australianos (y los de otros países) no paraban de preguntarme qué deportes practicaba y desde cuándo. A mí me sorprendieron mucho sus preguntas (pensé que estaban siendo sarcásticos) pero resultó que era porque pensaban que jugaba muy bien voleibol y había hecho muchas piruetas y cosas acrobáticas en la burbuja. Lo cual, debo confesar, me puso muy feliz porque nunca nadie me había dicho que era bueno para un deporte.

Los comentarios de mis nuevos amigos me dejaron pensando que seguramente siempre creí que era malo en los deportes porque no me gusta el fútbol y en México, eso implica que no puedes ser deportista. Pero hoy, me dejé quitar esa etiqueta y me sentí increíblemente bien.  

Esta experiencia me hizo dar cuenta de que una de las más grandes oportunidades que la vida me está regalando con esta experiencia de vivir en otro país, es el tener la posibilidad de cosntruirme desde cero. Aquí nadie me conoce y nadie espera nada de mí. Puedo ser (mucho más de lo que siempre he sido) quien quiera ser. Me puedo construir sin etiquetas, sin miedos, sin dudas, sin remordimientos pero con toda la experiencia de lo que ya he vivido, me ha servido y me ha gustado de mí. ¿Existirá un mejor regalo que éste en la vida? No lo sé, pero mientras lo descubro voy a disfrutar al máximo este extraordinario regalo que el universo me ha entregado. Aunque creo que para quitarse las etiquetas no hace falta volar hasta el otro extremo del mundo, basta con un poco de valor y dejar de oír el ruido que los demás hace a nuestro alrededor para escuchar lo que verdaderamente quiere nuestro corazón…

Así que, dense la oportunidad de desetiquetarse y empezar desde cero… ¡Lo van a disfrutar muchísimo!

2 comentarios en “¡Adiós a las etiquetas!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s