aprendizaje, crecimiento personal

Mi lugar en el mundo

Ayer estaba platicando con mis roomies y a la plática salió que soy de México (había una chica que yo no había conocido antes). Esta chica se impresionó muchísimo de que alguien de tan lejos llegara a Australia y me preguntó qué se sentía estar solo tan lejos en el mundo (porque incluso para los australianos su país está lejos de todo). Yo no me esperaba la pregunta y mucho menos mi respuesta. Le contesté que se sentía increíble… fue una respuesta que no pensé, que salió directo de mi corazón.

Cuando me fui a dormir, me quedé pensando en la pregunta y sobre todo en mi respuesta. ¿Cómo es posible que vea mi situación de forma increíble? Mi familia y mis amigos están a miles de kilómetros de distancia, estoy viviendo en un lugar donde es invierno cuando en mi país es verano y se habla inglés en vez de español; donde se maneja del lado contrario al que estoy acostumbrado y donde es mañana cuando en México es hoy; y sin embargo, aún con todo eso, me siento profundamente feliz de estar donde estoy. ¿Por qué?

Supongo que tiene que ver con la forma en que me siento conmigo mismo. He aprendido no sólo a quererme sino a saber estar bien conmigo mismo. Mi situación actual me ha dejado estar conmigo, escucharme, descubrirme y entenderme en nuevas maneras. Ahora soy el único responsable de lo que pasa en mi vida: yo decido todo, arreglo todo, organizo todo y, por supuesto, disfruto todo. En realidad eso desde hace años ha sido así, pero ahora no tengo a nadie a quien echarle la culpa de las cosas que no me salen bien o hacer responsable de las consecuencias de mis actos; pero creo que esto ha hecho que aprenda muy bien esta lección.

Sobre todo me gusta porque finalmente estoy aprendiendo a soltar. He soltado mis apegos, mis miedos, mis sueños, mis costumbres, mis rencores, mis expectativas, mis intensidades… bueno he soltado hasta mi idioma. Y eso es lo que se siente increíble, poder ir por la vida caminando con ligereza y vivir la libertad de ser como quiero ser. Claro que extraño muchas cosas de mi vida en México. Extraño a mi familia y mis amigos, las comodidades con las que vivía… pero como dice una canción “a veces para aprender cómo volar, hay que saltar al vacío”. Y yo se que la gente que me quiere y a la que yo quiero, va a seguir siendo parte de mi vida aún a cientos de kilómetros (benditos facebook y skype que hacen esto más fácil).

Llevaba tantos años buscando mi lugar en el mundo que es lógico que al haberlo encontrado, me sienta increíble. Lo busqué en amores, lo busqué en el teatro, en los libros pero, irónicamente, tuve que viajar miles de kilómetros para darme cuenta que mi axis mundi -ese lugar que me da centro- estaba en mí, era nada más y nada menos que mi corazón. Ahora sé que no importa si vivo en Australia, México o Tombuctú; si estoy con mi familia, en una relación amorosa o entre un millón de extraños; nunca voy a estar solo en el mundo porque me tengo a mí y esa es la sensación más increíble que se puede sentir.

2 comentarios en “Mi lugar en el mundo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s