aprendizaje, felicidad, Viajes, vida

10 Aprendizajes que pasan cuando vives en otro país

Los últimos días he estado muy ocupado con entregas para la escuela y no había podido escribir por aquí. Esto de pensar en otro idioma hace todo más”tardado” de lo que sería si tuviera que pensar las cosas en español y me exprime tanto que luego no tengo ni idea de qué contarles por estos espacios. Sin embargo hace poco leí un artículo en el que mencionan que las personas que piensan en un idioma diferente al suyo toman mejores decisiones, así que espero todos los retrasos que me ha ocasionado mi actividad cognitiva últimamente se vean recompensados en la toma de mejores decisiones (:P).

Tener que pensar en otro idioma es sólo una de las muchas cosas que se han vuelto parte de mi día a día ahora que vivo en un país diferente del que crecí. A pesar de que a penas llevo 6 semanas por Australia, he podido darme cuenta de cosas que cambian cuando vives en otro país. Dicen que los cambios siempre son positivos, así que espero que estos nuevos “descubrimientos” se queden conmigo para siempre. Les comparto estas nuevas cosas que se han vuelto parte de mí:

  1. Vivo con la emoción a flor de piel. Me siento igual que un niño que está descubriendo el mundo en todo momento. Mi capacidad de asombro está más viva que nunca: tengo ganas de conocer y probar de todo, y siento que hasta en los eventos más simples de la vida como ir al súper o tomar el camión, puedo encontrar nuevos aprendizajes o cosas sorprendentes.
  2. Mi corazón está completamente abierto. Todo me afecta muchísimo (para bien y para mal) pero con nada me clavo. Me conmueve ver el atardecer como nunca antes lo había hecho, ganarme una cena gratis se siente como si fuera la lotería y una llamada por skype con mi familia tiene mucho más sentido que nunca. Todo se siente mucho más intenso que antes (lo cual en el agobio escolar no está tan padre).
  3. Me siento completamente libre. Estar tan lejos de todo lo que siempre conocí me hace sentir que puedo ser quien quiera ser o hacer lo que quiera y aunque en realidad no hago muchas cosas diferentes a las que haría en México en esta situación, tengo una sensación de libertad incomparable. [De estoy ya hablé un poco más aquí].
  4. He entendido que ni soy el centro del mundo ni mi mundo gira alrededor de nadie. Estando aquí me he dado cuenta que por más que la gente me extrañe en mi país y yo los extrañe a ellos su vida y la mía siguen sus caminos. A veces me gustaría que mis papás o mis amigos estuvieran disponibles a la hora que yo quisiera para hablarles y contarles de mis cosas pero no siempre se puede, ellos también están viviendo una vida y pasando por cosas. Ya llegará el momento en el que podamos compartir tiempo y espacio, mientras eso pasa, poder coincidir con ellos en el cyberespacio siempre será un gran regalo de la vida.
  5. El punto anterior me ha llevado a concluir que por muy superficial que pueden llegar a ser las redes sociales, estando tan lejos son tu mejor medio de contacto con tu gente. Facebook e instagram me hacen sentir que no me pierdo del todo lo que pasa en la vida de la gente que quiero y me dan la posibilidad de hacerlos -de alguna manera- partícipes de esta increíble experiencia.
  6. Me he dado cuenta que la nostalgia está en los pequeños detalles y aparece cuando menos me lo espero. Basta con una canción, un olor, una palabra, la lluvia o un sabor para que me invada la nostalgia. Me he cachado extrañando desde cosas tan pequeñas como un gansito congelado hasta pasar un viernes en la peda con mis amigos o irme a dormir después de que mi mamá me dio la bendición. Pero me he dado cuenta que se aprende a vivir con la nostalgia porque se que lo que extraño es ese pedacito de mí que se quedó en México con toda la gente que amo y entonces, se que estoy lleno con los pedacitos de la gente que me traje impregnados en lo que soy.
  7. En esta vida todo lo material es reemplazable. Antes de venirme para acá un amigo me preguntó “¿Cuál de las cosas que no puedes llevarte a Australia vas a extrañar más?” y yo pensé en mis películas, mis libros y algunos regalos que me han dado. La verdad es que no extraño nada de eso. Ahora tengo nuevos libros y he visto nuevas películas. Lo material cobra su verdadero sentido cuando estás lejos de lo que emocionalmente te alimenta el alma.
  8. Me he dado cuenta que no importa lo extraordinario que sea el nuevo lugar en el que estoy y lo bien que me siento de estar aquí, no hay lugar como el hogar. Mi abuela dice que “en el mundo no has de hallar el apoyo de tu padre, el amor de tu madre, la complicidad de tu hermano y la calma de tu hogar”. Mi abuela es MUY sabia. Por más feliz que estoy por aquí, se que éste no es en mi hogar y que probablemente nunca lo sea (a menos de que termine formando una familia con alguien de aquí) porque como dicen los gringos “home is where the heart is”; y mi corazón siempre tendrá una gran parte de sus fuerzas ocupadas en latir por mi familia y mis amigos en México.
  9. Sin embargo, estando tan lejos sólo he podido reafirmar mi pasión por viajar. El mundo es tan grande y tan bello que no voy a descansar hasta poder descubrir lo más que pueda de él. Sí, no es cómodo ni fácil vivir en otro país pero como dijo el escritor Alan Moore “todo lo bueno en la vida nace de un salto al vacío” y yo estoy dispuesto a seguir saltando al vacío hasta que me acabe de comer el mundo.
  10. Pero la lección más importante que he tenido en estas 6 primeras semanas por aquí, es que estoy aprendiendo a disfrutar el soltar. Estando aquí me ha caído el veinte de que no poseo nada ni a nadie y por lo tanto, nadie ni nada me posee. La vida se empieza a sentir ligera en muchos sentidos… La vida es sólo aquí y ahora y se comparte con quien tiene que compartirse: nadie falta y nadie sobra.

Para mí, tomar la decisión de dejar México estuvo cargada de sentimientos encontrados. Pero una vez que di el primer paso, supe que ya no había marcha atrás porque cuando tienes el mundo por delante es difícil mirar atrás aunque allá esté tu hogar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s