vida

Alma Vieja, Corazón de Niño

A lo largo de mi vida, y en diferentes circunstancias, me he topado con gente que me ha dicho que soy un alma vieja. Ayer me pasó una vez más. Estaba platicando con mis roomies y unos amigos de alguno de ellos sobre la vida y los temores de la gente. Todos dijeron que su mayor miedo en la vida era la soledad. Cuando yo dije que a mí me gustaba mucho estar solo casi todos se sorprendieron, excepto por un wey que me dijo: “a ti no te da miedo la soledad porque eres un alma vieja”. Yo le pregunté que por qué decía eso y me dijo, por cómo eres y te comportas en la vida se nota que has vivido muchas vidas.

Debo aceptar que su comentario me hizo sentir muy bien, porque me hizo sentir diferente de una manera positiva. Yo nunca he sido alguien que pueda ser catalogado dentro del común denominador de la gente y me encanta, de hecho muchas veces pienso que inconsciente mente soy yo el que busca no encajar en el molde. No fui un niño como la mayoría: prefería quedarme en mi casa a leer que salir a jugar fútbol o con los vecinos, tenían un diario y mi juego favorito era el maratón. Tampoco fui un adolescente “normal”: nunca me cayeron mal mis papás, ni sentí una crisis de identidad y cuando todos mis amigos pidieron un coche de cumpleaños o graduación, yo pedía un viaje. Creo que ahora como “adulto” tampoco puedo entrar dentro de la media: no me muero de ganas por casarme, no sueño con volverme millonario -aunque acepto que serlo no me molestaría, jaja- y disfruto muchísimo estar solo.

Para mí ser un alma vieja tiene que ver con la capacidad de poder estar en paz, de saber encontrar la calma y de poder ser paciente con los demás y sobre todo con uno mismo. Yo no sé si sea un alma vieja, pero esas son las cualidades que trato de cultivar día con día, hay momentos en los que me acerco un poco más a mi objetivo pero también hay muchísimos días en los que pareciera que mi objetivo todo lo contrario. Supongo que por muy vieja que sea mi alma, no dejo de ser humano y equivocarme.

Me gusta que la gente diga que tengo un alma vieja porque lejos de verlo como algo aburrido, lo percibo como la prueba de que he vivido mucho y disfrutado todavía más. Me encanta vivir la vida y más la que me ha tocado a mí. Tengo muchas ganas de comerme al mundo pero poco a poco para poder disfrutar cada bocado. Quiero poder encontrarme en cada nuevo lugar que visito y sorprenderme con cada nueva experiencia que vivo porque en el fondo, por muy vieja que sea mi alma, mi corazón siempre será el de un niño dispuesto a descubrir todo lo que la vida puede ofrecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s