Música

El poder de la música clásica

Desde la llegada de las redes sociales la concentración se ha vuelto un problema para mí. Tengo una facilidad para perderme en Facebook, Instagram, Twitter y demás producto cibernético que llegue a mi alcance, incluso a veces he pensado que tengo una adicción. Cuando empecé mis clases por aquí y me percaté de que mucho de mi trabajo consistiría en estudiar e investigar por mi cuenta y que el 90% de las lecturas que tenía que hacer sólo estaban disponibles on-line, me paniquié un poco porque pensé que nunca iba a lograr concentrarme. ¿Cómo le iba a hacer para ser provechoso con mi tiempo?

La respuesta llegó a mí recordando un ejercicio que tuve que realizar durante mi tiempo como estudiante de actuación. En ese entonces tuve que reducir la “fresez” de mi voz para un personaje y me mandaron con mi maestra de voz para que me ayudara con este problemita. Mi maestra de voz se llama Carmen Mastache y es una chingona. Ella me dijo que mi problema no era muy severo y me recomendó una serie de cosas para ayudarme con esto. Entre los tips que me dio me dijo que cada día durante una hora escuchara música clásica. Ese tip me vino a salvar la concentración en estos momentos.

La gran Mastache me dejó escuchar música clásica con un propósito específico pero durante el tiempo que realicé esa actividad pude percatarme de los beneficios que trae consigo el escuchar este tipo de música. Yo en ese entonces lo hacía por las noches, antes de irme a dormir y lograba conciliar el sueño en segundos de manera muy profunda y despertaba muy descansado. Generalmente lo hacía mientras leía y también notaba que retenía mejor lo que mi lectura planteaba.

Apelando a esos descubrimientos decidí retomar la música clásica a la hora de hacer mis trabajos escolares y me ha funcionado perfecto. He notado que me concentro más fácil y rápido y me vuelvo más productivo porque puedo ordenar mis ideas mejor; además de que es cada vez menos frecuente que tenga que recurrir a un traductor o preguntar si lo que estoy tratando de expresar en inglés hace sentido. La música clásica me conecta con lo que estoy leyendo -que es en inglés- y a partir de ahí logro conectar mis ideas en ese idioma haciendo todo más fácil. Claro que todavía me llego a distraer y me gana la procastinación pero creo que cada vez es menos. Denle una oportunidad a la música clásica, les ayudará a limpiar su oído, su mente y su estrés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s