Australia

Las cosas más chuscas de mi vida por Australia

Ya son 4 meses desde que llegué a Australia. Cuatro meses que se han sentido mucho más tiempo pero que, irónicamente, se me han pasado en un abrir y cerrar de ojos. Siento que me he acoplado a esta tierra con mucha facilidad y eso ha hecho que sienta que llevo viviendo por aquí mucho más tiempo del que en realidad llevo. En estos primeros cuatro meses me ha pasado un poquito de todo: cosas increíbles, cosas no tan padres y sobre todo muchas cosas chistosas. Supongo que las cosas cómicas proliferan más porque finalmente estoy adaptándome a un lugar con hábitos, costumbres y una cultura diferentes. También me encanta que los momentos “chuscos” sean los más recurrentes porque cuando el tiempo pase y me acuerde de todo lo que ahora estoy viviendo, inevitablemente lo haré con una sonrisa (y unas cuantas carcajadas).  Les comparto unos pocos de estos momentos para que se rían conmigo de mí 😉

Mi nombre ha ocasionado varias cosas chistosas y peculiares desde mi llegada a este país. Para empezar, la mayoría de los Aussies tienen problemas para pronunciar correctamente mi nombre y debido a eso, las primeras semanas todo mundo me decía Oslo. Yo la verdad no hice ningún intento en corregirlos, porque pensaba que era un problema de pronunciación y me daba pena que al corregirlos se sintieran mal; pero un día me presentaron con una chica como Oslo y ella me preguntó ¿Te llamas como la capital de Noruega? Entonces super que era momento de aclarar que mi nombre era Alonso y que de nórdico no tengo nada.

Otra cosa que me ha ocasionado momentos simpáticos por estas tierras es el idioma. Los australianos hablan un inglés muy diferente a los gringos y los ingleses. Obviamente es el mismo idioma y en teoría debería de entenderlo, pero los Australianos tienen un acento muy particular (algo difícil de entender por momentos) y para hacer todo un poco más complicado su hablar está lleno de modismos que no conocía. Yo muchas veces aplicaba la de abrir los ojos y sonreír  pero a veces eso no era suficiente porque había momentos en los que la gente me estaba preguntando algo en concreto y entonces me volvían a preguntar y entonces tenía que revelar que no había entendido ni madres.

Mi acento latino también me ha hecho pasar muchas cosas cómicas, pero la más chistosa fue cuando un amigo me dijo que le recordaba a Sofía Vergara en Modern Family… pero eso ya lo conté aquí, así que no lo repito.

Una cosa muy chistosa que me pasó por aquí tiene que ver con los canguros (es medio tonta pero se las cuento). En inglés los bebés de los canguros se llaman Joey y un día aparecieron unos canguros por los caminos de mi escuela y yo quería acercarme para tomarles una foto, entonces una de mis compañeras me dijo: ten cuidado porque está con Joey, y yo sólo acerté a decir: ¿el de Friends? Obviamente todos se rieron y ya me explicaron esto de los canguros.

Una de las cosas que más miedo me daban al venir a Australia eran todas esas historias sobre ataques animales y bueno, en estos 4 meses he experimentado dos. La primera ocurrió un día en el que yo iba muy feliz por mi escuela comiéndome unos doritos cuando uno se me cayó al suelo, entonces un hermoso pajarito se acercó a comérselo. A mí el pajarito me pareció muy simpático y quise tomarle una foto. ERROR. El pájaro (Australian magpie) no se dejó tomar la foto y se me “aventaba” como pidiéndome otro Dorito, que obviamente yo no le di y cuando me di cuenta ya tenía como 6 pájaros persiguiéndome y tuve que meterme en un salón hasta verlos desaparecer. Les juro que me sentí igual que los personajes de la película de Alfred Hitchcock “Birds”. El segundo “ataque” de animales fue un día que iba caminando y viendo mi celular cuando de reojo vi que se acercaba algo hacia mí a mucha velocidad. Mi primer pensamiento fue: es un perro y viene a atacarme. Cuando levanté la mirada me di cuenta que eran 3 canguros saltando en chinga. Yo me paralicé y me hice bolita (en la calle) al verlos porque no sabía si me iban a atacar y ellos se pararon a unos metros de distancia de mí. Una vez más, sentí que era el momento perfecto para una foto pero cuando saqué la cámara corrieron en dirección contraria.

Estas son sólo algunas de las cosas “cómicas” que me han pasado por estas lejanas tierras. Tal vez al leerlas no les den tanta risa como a mí, pero quería compartírselas para que se rieran conmigo un poco.

¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s