Literatura

De familias y superpoderes

Siempre he pensado que los libros llegan a nuestras manos cuando más los necesitamos. Ninguna de las historias que se esconden en las páginas de los libros llega a nosotros por casualidad, todas aparecen para darnos algo que necesitábamos aprender, recordar, revalorizar, olvidar o incluso temer o divertirnos. Hace unas semanas, mientras buscaba un artículo para un trabajo en la biblioteca de mi escuela, se me apareció un libro que desde el título me llamó la atención y que vino a reconfirmar mi teoría sobre las “apariciones literarias”. El libro en cuestión es What the family needed de Steven Amsterdam (el libro no ha sido publicado en español pero el título sería Lo que la familia necesitaba).

En este libro se cuenta la historia de una familia cuyos miembros poco a poco van descubriendo que tienen superpoderes que les ayudan a superar algunos de los problemas emocionales/existenciales que se les presentan en la vida. Cada capítulo está centrado en uno de los miembros de la familia y el tiempo avanza (mucho) entre cada capítulo. A pesar de ser un libro que habla de superpoderes, no es un libro de aventuras sino más bien es un libro lleno de profundidad en el que los superpoderes son sólo una metáfora para acentuar las necesidades reales que tienen los personajes. En pocas palabras, es una especie de “Los Increíbles” (la película de Disney) pero con mayor realismo y “oscuridad”.

El caso es que leer este libro me hizo reflexionar mucho sobre lo que realmente es la familia y su función en la vida. Yo me identifiqué mucho con el libro porque, más allá de los superpoderes, habla de una familia disfuncional y eso siempre generará una conexión inmediata porque ¿quién no piensa que su familia es disfuncional?. El libro me hizo recordar que para ser familia las personas no necesitan vivir en la misma casa, lo importante es el amor. Pero sobre todo, esta historia me hizo recordar lo afortunado que soy de tener la familia que tengo, porque a pesar de llevar muchos años viviendo en lugares distintos (y ahora con tanta distancia de por medio conmigo) siempre nos hemos mantenido unidos y al pendiente los unos de los otros. Eso es lo que más me gusta de mi familia, que no somos una familia “posesiva”. Desde niños mis papás nos dejaron volar a mi hermano y a mí con alas propias pero siempre estando al tanto de lo que sucede con nosotros. Creo que eso es lo que nos ha hecho tener la confianza de buscar nuestros propios caminos, porque también tenemos la certeza de que aunque no sepamos a dónde vamos siempre estamos seguros de dónde venimos.

A veces al estar tan lejos de mi familia tengo momentos en los que me encantaría poder tener el súperpoder de teletransportarme hasta mi casa y poder abrazarlos a todos. Pero en esos momentos de dificultad recuerdo que no hay poder más grande que el amor y eso es suficiente para calmarme y sentir cerca a mi familia, porque finalmente, ellos siempre han vivido y vivirán en mi corazón y ese, siempre será mi súperpoder.

2 comentarios en “De familias y superpoderes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s