noticias, vida

Yo soy Paris, yo soy el mundo

Después de los atentados terroristas del viernes por la noche en París he visto un sinfín de reacciones al respecto. Situaciones así siempre generan una opinión en nosotros y gracias a las redes sociales es mucho más fácil que podamos compartir nuestro sentir con los demás. Yo no quiero dar cátedra sobre lo que ocurrió el viernes en la capital francesa, no soy periodista ni mucho menos y además estoy seguro que quienes me leen tiene la inteligencia suficiente para informarse adecuadamente y tener una opinión sustentada; pero sí me parece importante reflexionar sobre los sucesos que están teniendo lugar en el mundo y la forma en cómo los observamos.

Siempre he sido una persona en contra de la violencia de cualquier tipo porque creo que, como dice el dicho, la violencia sólo genera violencia. Repudio totalmente lo que sucedió la noche del 13 de noviembre en París, al mismo nivel en el que repudio los ataques ocurridos en Líbano, la violencia que se vive en Siria o las constantes desapariciones y muertes que día a día se viven en mi país (México) a consecuencia de la lucha contra el narcotráfico. Y la repudio porque estoy convencido que la vida de todos los seres humanos vale lo mismo.

Ver situaciones del tipo de la de París o las que se viven en Veracruz, me hace preguntarme en qué momento nos olvidamos de nuestra humanidad como sociedad, en qué momento dejamos de ver en los demás a nuestros semejantes, en dónde entendimos que Dios o Alá quiere que matemos en su nombre. ¿En qué momento confundimos la fe con el fanatismo?

La humanidad está enfrentando un momento importante, un momento de cambios y los cambios siempre traen consecuencias. Los diferentes ataques terroristas que han sucedido a lo largo de la historia deberían hacernos reflexionar sobre qué postura queremos tomar frente al cambio. Hace muchos años me regalaron un separador de libros en el que decía que yo no puedo resolver los grandes problemas del mundo, esos le tocan a los poderosos. Y sí, reconozco que estoy muy lejos de poder hacer un cambio que transforme el panorama mundial de la noche a la mañana pero eso no me impide informarme y trabajar para defender mis ideales de paz, amor, respeto, humildad y hermandad porque como alguna vez dijo la Madre Teresa de Calcuta: “tal vez no pueda hacer grandes cambios en el mundo pero siempre podré hacer pequeños cambios con mucho amor”.

Estoy convencido (porque he sido testigo) que la energía trasciende fronteras y la tecnología y por eso me parece que sea por la razón que sea siempre es bueno ver muestras de solidaridad con la gente que está viviendo algún tipo de conflicto. Yo quiero aprovechar este espacio para nos tomemos unos minutos y le mandemos nuestra luz y amor a todas aquellas personas que este viernes fueron víctimas del atentado terrorista en París, a la gente que se vio afectada por los atentados suicidas del jueves en Beirut, a los miles de desaparecidos en México, a los cientos de refugiados de Siria… Esta entrada, yo se la quiero dedicar a cada una de las personas en el mundo que está pasando por un momento de intranquilidad, porque tengo fe que mis intenciones (y las de todos los que lean estas palabras) llegarán a alguien y le servirán para sentirse mejor.

No olvidemos que todos somos París, todos somos Beirut, todos somos Ayotzinapa… todos somos SERES HUMANOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s