amor, familia

Estando sin estar: El amor es más fuerte que las distancias

Lo más difícil de estar lejos de casa es no poder estar estar con la gente que quieres en los momentos trascendentales de la vida (buenos y malos) y tener que lidiar con los sentimientos que genera el estar lejos de casa con mucha más intensidad que en el día a día. En la otra cara de la moneda, de las cosas más bonitas de estar lejos de casa es que aprendes a reconocer a la gente que verdaderamente te considera importante en su vida porque trata de hacer que sigas siendo parte de ella y se involucra en la tuya de distintas formas que van desde mensajes de texto, correo convencional, llamadas, etcétera. En mis primeros cuatro meses y medio por Australia no he dejado de sentirme apapachado y acompañado por mi gente a la distancia. Sin embargo, este fin de semana, tuve la mayor muestra de cariño desde que he estado aquí.

Ya les había platicado cuando les conté sobre mi teoría del amor que mi prima Marijose se casaba y me podía mucho no poder estar en la boda. Desde que llegué a estas tierras estuve pensando la manera de estar presente en ese día con ella y Pau (el ahora esposo). Al final decidí grabar un video de felicitación para poder expresarles la felicidad tan grande que me da el poder ver a dos personas que quiero mucho compartir la vida con tantas ganas y, sobre todo, tanto amor. Con ayuda de mi prima Fer (la hermana de la novia), el video pudo estar en la boda y a mí me ayudó a sentir que de alguna manera sería parte de la boda de Majo y Pau. Pero mi sorpresa fue que el día de la boda mis papás, mis tíos, mis primos y mis amigos me empezaron a mandar fotos de la boda donde yo aparecía (Imaginen aquí el emoticon de sorpresa).

¡¿Qué pasó?! Pues que en la boda había un Alonso de cartón de tamaño natural (ok, está bien, unos centímetros más alto de lo que yo estoy). No se imaginan la emoción que me dio de verme ahí. Gracias a todas esas fotos logré sentir que estuve más presente en la boda de lo que esperaba estar con mi videito. Pero lo más bonito de todo eso fue que me pude dar cuenta que cuando alguien te considera importante en su vida, siempre encontrará la forma de hacerte parte de ella aunque vivas en Australia. Uno de los mensajitos que recibí entre tantas fotos decía que la distancia sólo es una prueba para ver qué tan lejos puede viajar el amor. Este fin de semana pude comprobar una vez más que soy el hombre más afortunado del mundo porque el amor que me tienen siempre logra viajar grandes distancias (y espero que el amor que yo le tengo a la gente logre recorrerlas también de regreso porque es muchísimo).

Marijo y Pau, muchísimas gracias por ese increíble detalle para hacerme un poco más presente en su boda, definitivamente hizo más llevadero el pesar de no poder estar ahí fisicamente (porque como lo mencioné en el video, mi corazón los acompañó todo el tiempo). Gracias por haberme abrazado tan fuerte que sentí que estaba a su lado ¡¡¡Los quiero muchísimo!!!!

Muchas gracias a ti también, MaFer, porque se que de una forma u otra ayudaste para que yo pudiera estar ahí de tantas formas. ¡Te adoro!

Gracias papás, Diego, tíos, primos y amigos por ayudarme a vivir ese día tan especial con sus mensajitos, videos, fotos, snapchats… ¡¡ los quiero !!

Definitivamente el amor siempre le ganará a cualquier distancia.

5 comentarios en “Estando sin estar: El amor es más fuerte que las distancias”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s