aprendizaje

Héroe por un día 

El fin de semana pasado en la residencia donde vivo ocurrió un incidente que nos dejó a todos en shock. Yo estaba en mi cuarto viendo una película cuando escuché un grito de mujer. Al principio no lo tomé muy en serio porque durante todo el día nuestros vecinos habían tenido mucho relajo y supuse que era parte de su desmadrito, pero de repente empecé a escuchar gritos pidiendo ayuda. De primera instancia pensé que se trataba de una pelea pero cuando salí a ver qué pasaba, vi en el estacionamiento del lugar en que vivo un hombre en el suelo con sangre en la boca. Lo que pasó es que una de mis roomies dejaba la residencia y su papá la estaba ayudando con la mudanza cuando de la nada se desvaneció y comenzó a convulsionar. Afortunadamente otro de mis roomies tenía un poco de preparación en primeros auxilios y acomodó al señor en la posición correcta, mientras otra de las chicas llamaba a la ambulancia y yo trataba de calmar a la hija del señor que estaba muy alterada.

Afortunadamente el incidente no pasó a mayores, los servicios médicos llegaron a tiempo y los cuidados de mi amigo fueron los adecuados. En todo el caos del suceso, yo hablé con la mamá de la chica para explicarle lo que había ocurrido pero según yo, en medio del shock, olvidé mi inglés y no pude explicarle bien, por lo que hice que otra de mis roomies volviera a llamarle.

El caso es que ayer por la tarde la chica y su mamá vinieron a la residencia a buscarme y darme un regalo de agradecimiento por mi ayuda. Yo no esperaba ese gesto tan lindo de ellas y les dije que no era necesario, que sólo había hecho lo que me gustaría recibir si estuviera en una situación similar. La mamá de la chica me dijo que “sólo por pensar mereces todo mi agradecimiento y bendiciones, en el mundo son pocas las personas que se preocupan por los demás. Sólo aquí, viven más de 15 personas y sólo 4 de ustedes salieron ayudar a mi hija. Te bendigo con todo mi corazón porque tu ayuda le salvó la vida a mi esposo”.

Yo evidentemente me puse a chillar después de esas palabras tan bonitas porque más allá de que se me reconociera algo (que hice por instinto y con la intención de ayudar de corazón), me hizo entender porqué mi abuela siempre dice que no hay mejor regalo en esta vida que una bendición de corazón. Yo sentí tan sincera la bendición que me dio esa señora, que siento que me regaló una protección más en esta tierra lejana. Yo creía que no hice nada relevante, pero mi roomie me dijo que el haber estado a su lado fue muy reconfortante y eso me hizo sentir muy bien. Y por si eso fuera poco, la señora me dijo: y hablas muy bien inglés, entendí todo lo que me dijiste a la perfección, la llamada de la otra chica no era necesaria.

Yo sigo pensando que fueron mis otros dos roomies (el que atendió al papá y la que llamó a la ambulancia) quienes en realidad le salvaron la vida al papá de mi amiga, pero me hace sentir muy bien saber que haber estado al lado de mi roomie reconfortándola en esos momentos de incertidumbre fue de ayuda y marcó una diferencia. Una vez más, pude comprobar que las pequeñas acciones hechas con el corazón tienen un poder mucho más grande de lo que podemos ver a primera instancia.

3 comentarios en “Héroe por un día ”

    1. 🙏🏻 gracias por leer este blog y encontrar en lo que escribo algo de lo que eres, porque estoy seguro que es ahí donde conectamos más allá de la pantalla de la computadora aún sin conocernos en persona. Un abrazo muy grande! 🙏🏻🙏🏻🙏🏻

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s