actitud, aprendizaje, crecimiento personal, Escritos Matutinos, felicidad, Viajes, vida

Hasta siempre querido 2015

El 2015 está a unas horas de dejar de existir (por aquí en Australia) y no quiero que se vaya sin despedirme de él. Ha sido un año muy importante en muchos sentidos para dejarlo ir sin agradecerle. Estoy inmensamente agradecido y feliz con él por haberme llenado de tantas experiencias tan increíbles que algunas noches no me quiero ir a dormir porque me da miedo que al despertar me de cuenta de que todo fue un sueño.

Últimamente he estado con los sentimientos a flor de piel de una forma que pocas veces en la vida he experimentado. Estos días del año, que normalmente pasaría a lado de mi familia y mis amigos más queridos, los he pasado en completa soledad y lo agradezco porque me ha servido para reflexionar sobre todo lo que viví en estos 365 días, para revisitar todo lo vivido, agradecerlo y poder dejarlo ir sin olvidar nada en el tintero.

El 2015 a fue un año de viajes y amigos. Viajé a nuevos y viejos lugares pero sobre todo fue de viajes hacia mi interior. Abracé y compartí momentos con mis grandes amigos de la vida, los de siempre que no dejan de sorprenderme y los nuevos que parecen de siempre. Fue un año en el que a través de mis viajes a distintos lugares, de reencontrarme con viejos amigos y conocer nuevos lugares y personas pude ir encontrando algunas piezas importantes  para ir completando el rompecabezas de la persona que quiero ser.Éste ha sido un año de grandes aprendizajes, de momentos únicos e inolvidables. Fue un año de muchos miedos, de grandes pérdidas, de resignaciones, de gran incertidumbre e irreparables derrotas. Pero también fue un año de liberación, de aceptación, de atrevimiento, de celebración, de encuentros, de aventuras, de sorpresas y sobre todo, de muchísimo amor.

El 2015 me recordó lo importante que es ser paciente y saber disfrutar los procesos sin pensar en los resultados. En el 2015 aprendí a conocer, aceptar y abrazar todas esas cosas de mí que no me gustan y a revalorar y aceptar (también) todas aquellas que me encantan… me volvía conectar conmigo de una forma honesta y sin miedos. Gracias a eso mi corazón se volvió a abrir y hoy puedo decir con mucho orgullo que me quiero como nunca y como a nadie y que me caigo MUY bien.

En el 2015 pude soltar y dejar ir rencores, amores, frustraciones, sueños, planes, deseos, metas y miedos. Todo lo que dejé ir a lo largo de estos 365 años se convirtió en una pluma que sirvió para hacer más fuertes las alas con las que hoy vuelo por la vida. Este año entendí que no debo aferrarme a las cosas que quiero porque me puedo perder las cosas que la vida me ofrece. Pero sobre todo, el 2015 me confirmó que la vida no siempre nos da todo lo que le pedimos pero siempre nos dará aquello que necesitamos.

No podría estar más agradecido con este año. El 2015 me cambió la vida de muchas maneras. Tengo tanto que agradecer que las palabras no son suficientes. Sin embargo, de todo lo que tengo que agradecer no puedo no mencionarlos a ustedes que a lo largo de este año han seguido mis Escritos Matutinos; y con su lectura y comentarios me han regalado algo de lo que son y se han llevado un pedacito de mi corazón. Deseo con toda mi alma que el 2016 sea un año de mucha plenitud, de sueños cumplidos y amor sin medida. Sigamos juntos sembrando luz en la oscuridad. ¡Feliz 2016!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s