amor, familia, vida

Cine homofóbico para almas decadentes

En México está por estrenarse (o ya se estrenó?) una película llamada “Pink” en la que se aborda el tema de la adopción gay desde un punto de vista muy moralista en la que a través de personajes muy estereotipados y situaciones burdas y exageradas no solamente se habla en contra de las familias homoparentales sino que también se promueve la discriminación hacia la comunidad LGBTTT (w,x, y y z, jaja). Después de haber escrito sobre la ley que busca prohibir la asistencia de los niños a las corridas de toros me parece importante ahora tocar este tema tan polémico, dar mi opinión al respecto y conocer sus opiniones (especialmente las opuestas a la mía) para ampliar mi criterio.

Debo confesar que yo no he visto la película pero vi el trailer (tuve suficiente con eso para saber que no vale perder mi tiempo viendo algo no sólo con un mensaje tan negativo sino también muy mal hecho) y me indigné por la manera en que esta película retrata a la comunidad homosexual. Me indigné tanto que hasta firmé una petición de Change.org que busca prohibir la exhibición de esta cinta de manera comercial, olvidándome que es importante defender el derecho de libre expresión incluso de aquellos que opinan diferente a mí. Finalmente leí un texto del director Sergio Velarde (cuya película Cuatro Lunas les recomiendo mucho) sobre este tema y me hizo entrar en perspectiva (se los dejo aquí).

Yo soy parte de la comunidad LGBT y por supuesto estoy a favor de la adopción gay, no sólo porque me gustaría ser papá en algún momento de mi vida sino porque creo que darle amor y mejores oportunidades de vida a un niño va mucho más allá de una orientación sexual. Estudios psicológicos y sociológicos realizados por investigadores en Estados Unidos como Abbie Goldberg (2012) de la Universidad Clark de Massachussets y David Brodzinsky (2011) del Instituto de Adopción Evan B. Donaldson, han concluido no sólo que los niños que crecen con padres homosexuales no muestran diferencias en cuanto a logros, desarrollo metal, físico y social frente a los niños criados por padres heterosexuales, sino que presentan un nivel mucho mayor de empatía, mejor autoestima y tolerancia que sus homólogos criados por heterosexuales (Pappas, S 2012). ¿Sorprendente? Tal vez para los heterosexuales lo sea, pero a mí me parece una consecuencia evidente si tomamos en cuenta que cuando alguien de la comunidad gay es padre/madre lo es por decisión y convicción (o cuándo han escuchado a un gay decir: “uy, ayer en mi peda adopté a un niño sin querer”, ¿no verdad?) lo que convierte la paternidad gay SIEMPRE es una decisión responsable y premeditada, cosa que con los padres heterosexuales no siempre sucede (sino muchos de ustedes no estarían en este mundo). Otra cosa importante que resaltan los estudios de Brodzinsky (2011) es que las parejas homosexuales están más dispuestas que las heterosexuales a adoptar a niños mayores de los 6 años, con necesidades especiales y en grupo (a todos los hermanos para no separarlos).  ¿En dónde está lo malévolo de estas situaciones?

Me parece importante que se promueva la adopción (tanto heterosexual como homosexual) porque para muchos niños esa es la única opción que tienen para conocer lo que es una familia y crecer con amor. Desde esta perspectiva, la película Pink me parece un lamentable ejemplo de la forma en que en pleno 2016 sigue habiendo gente que promueve la homofobia y el rechazo entre las personas escudándose en una mal interpretación de “la palabra de Dios” ya que esta película plantea que si tienes dos padres del mismo sexo se te pega lo gay. Al pseudo director de esta “película” yo le preguntaría lo siguiente:

  1. Según la premisa de la película, lo gay se te pega con dos papás gays. Entonces por qué a los gays que tenemos dos papás heterosexuales no se nos pegó lo buga.
  2. ¿Por qué es mejor que un niño crezca abandonado y sin hogar a que crezca en un hogar amoroso si éste tiene dos papás o dos mamás?

Si alguien tiene las respuestas para estas preguntas, agradecería me las proporcionara porque en mi cerrada mente homosexual sólo logro concluir que si tenemos que señalar a algún “culpable” por el esparcimiento de la homosexualidad, tendríamos que señalar a los heterosexuales porque son ellos los que han tenido hijos gays (:P) jaja.

En fin, les dejo el trailer de la dichosa película para que juzguen con su propia mirada:

También les comparto el trailer de la película “Los niños están bien” (2010) de la directora Lisa Cholodenko, que también aborda este tema pero desde una mirada mucho más humana y con una calidad cinematográfica superior.

Saludos!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s