amistad, familia, vida

Mi hermano de vida: ¡Felices 30 Fer!

Dicen que los amigos son los hermanos escogidos. Yo no estoy muy de acuerdo con esa frase. Hay amigos que llegan a nuestro camino enviados por un ser superior, que se dio cuenta nos hizo falta un cierto tipo de hermano. Estos hermanos de vida, sin querer ocupar el lugar de nuestros hermanos de sangre, se vuelven seres muy importantes en nuestra vida porque comparten con nosotros los cambios, aventuras, dificultades, buenos y malos momentos que implica el ir creciendo.

La vida, sin tomar en cuenta el súper regalo que me dio con mi hermano de sangre, fue muy generosa y puso en mi camino amigos que con el tiempo se han convertido en mis hermanos de vida. Hoy, uno de esos hermanos llega al tercer piso y no puedo pasarlo por alto. Mi ahora treintón hermano, es nada más y nada menos que Fer…

¿Qué les puedo decir de Fer? La neta es que todo lo que escriba se quedará corto frente a la realidad, pero haré el intento. A Fer lo conocí hace 15 años cuando entramos a la prepa. Después unos días de ser compañeros, nuestro trato ya era de amigos y después de unos meses de amistad, terminamos siendo hermanos. El proceso fue lógico porque desde las primeras palabras que cruzamos supe que Fer sería alguien importante en mi vida porque desde el primer momento se mostró como una persona sincera, divertida, honesta… en fin, podría seguir enumerando las virtudes de Fer pero no acabaría y tal vez haga que quieran que Fer sea su amigo y me lo roben (jaja).

Fer ha estado conmigo en las buenas, en las malas y en las peores de la forma en que sólo mi familia ha estado a mi lado. Fer sabe qué hacer cuando estoy triste, cuando estoy enojado, cuando estoy contento. Siempre ha estado al pie del cañón en todas mis batallas (y las de todos los demás a quienes el quiere) sin esperar nada a cambio. Fer, como buen hermano, ha estado incondicionalmente a mi lado incluso cuando yo le he pedido espacio (a veces también es un poco terco) o cuando yo no he estado con él cuando me necesitaba. ¿Cómo no celebrar la vida de alguien así?

Fer ¡Felices 30! Me siento inmensamente afortunado de haber encontrado en ti no sólo un amigo sino un hermano mayor. Crecer y enfrentar la vida a tu lado ha hecho este viaje mucho más llevadero en los momentos difíciles y mucho más chingón en los buenos momentos. Eres de mis más grandes maestros de vida: con tu ejemplo me has enseñado que no existen límites y que somos mucho más grandes de lo que los demás ven en nosotros. Estoy muy orgulloso del ser humano en el que te has convertido pero sobre todo de ver que sigues trabajando para ser mejor. Gracias por acompañar mi camino y siempre cuidarme, incluso ahora que tenemos un mar de por medio. Celebro tu vida y celebro mucho más que la compartas conmigo. Deseo con todo mi corazón que este primer año en el tercer piso sea solamente el inicio de una década llena de abundancia, sueños cumplidos, salud y mucho amor. Deseo también que la vida te regale muchos años más y que todos los compartas conmigo hasta que seamos viejitos y estemos llenos de nietos. ¡Disfruta tu día y disfruta tus 30! ¡Te quiero muchisisísimo, hermano!

IMG_0385

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s