actitud, vida

Deja de pedir perdón

Llevo tres semanas trabajando en un restaurante mexicano llamado Cantina Mexicana en la ciudad donde vivo y estoy fascinado con la experiencia. El restaurante está súper bien montado y además busca ofrecer comida que verdaderamente sea auténticamente mexicana, y aunque estando tan lejos es difícil lograr preparar comida mexicana, el súper chef del restaurante está haciendo una labor increíble y logró poner en la carta platillos con sabor muy mexicano.

En estas primeras tres semanas he aprendido muchísimo sobre cocina, inglés (nombres de alimentos, platillos, utensilios de cocina, etc.) y sobre todo de la vida. De las cosas más importantes que me ha dejado este trabajo es a dejar de disculparme por todo. En México crecemos con la cultura del perdón, pedimos perdón por todo y nos disculpamos de todo incluso cuando no es nuestra culpa. Yo eso lo traigo en la sangre y en la minicocina en la que me toca trabajar es muy fácil estorbarle a los demás, chocar con la gente y/o golpearla accidentalmente por lo que me pasaba todo el tiempo disculpándome. Que chocaba con alguien, “Sorry”, que si alguien me empujaba sin querer, “Sorry”, que si movía las cosas de alguien para preparar mi comida, “Sorry”… total que un día mis compañeritos de trabajo me preguntaron “¿ Por qué todo el tiempo dices “sorry”? Yo les contesté que así nos enseñaban en México. Entonces el chef de la cocina me dijo algo que me hizo mucho sentido, me pareció muy importante y se me quedó grabado: “Alonso, nunca te disculpes por lo que le suceda a las demás personas cuando haces tu trabajo, tú estás haciendo lo que te corresponde”.

Estas palabras me hicieron mucho eco porque me hicieron dar cuenta que muchas veces he visto en la disculpa una forma para encontrar la aceptación social. He pedido disculpas intentando justificar lo que tengo, lo que no tengo, lo que perdí, lo que no me importa, lo que me gusta… y sobre todo, me he dado cuenta que muchas veces he pedido disculpas por ser feliz. ¡Qué horror! Vivir en una cultura (la mexicana) donde todo el tiempo te hacen sentir que tener o ser más que los demás es un pecado, hace que crezcamos con culpas por cosas que no deberían sentirse así.

Por eso, a partir de las palabras del chef he decidido dejar de pedir perdón por las cosas que hago. NADIE, merece explicaciones de mi vida. Mis decisiones sólo merecen ser explicadas a las personas que los “afectan”. Tengo la certeza de que nunca busco dañar a nadie con lo que hago de mi vida. También tengo la certeza de que la felicidad es una decisión y eso me hace responsable de ella. Si los demás tienen problemas con mi felicidad, ni modo, yo ya no la voy a justificar. Yo nunca he juzgado, ni criticado, ni envidiado, ni pedido explicaciones sobre la felicidad ajena por lo que ahora que me siento realmente feliz con lo que tengo y sin lo que me falta, voy a dejar de pedir perdón por hacer las cosas que tengo que hacer y sobre todo, por hacer las cosas que me hacen sonreír.

Saludos…

5 comentarios en “Deja de pedir perdón”

  1. Siempre trato de leer tus entradas, y aunque a veces no alcanzo a comentarlas,ten la seguridad de que los leo.
    Cuando me adherí al fascinante mundo del blog, no solo quería encontrar alguien que me lea, sino alguien a que leer y que lo haga diferente a como lo hago yo. Lo que me gusta de tu blog es que nos regalas historias tuyas, personales y por lo tanto, reales de tus vivencias y experiencias, y lo que me parece fascinante es que trasmitas tus aprendizajes de una manera sencilla pero que resulta envolvente para quien lo lee.
    Gracias por regalarme eso en cada entrada tuya, siento que aprendo algo, y creo que no solo es algo de México lo de pedir perdón, sino que es un vicio que lo tenemos engendrado en Latinoamérica. Estoy en un momento de mi vida de muchas decisiones, cosas que siempre tenia rondando en la cabeza pero por pensar en los demás y evitarme lo de pedir disculpas, las estuve postergando demasiado tiempo y hoy, gracias a que te leí, me dí cuenta, que no tengo nada por la que ´pedir perdón´
    Gracias Alonso, me hiciste un bien enorme.
    Saludos desde Paraguay a mi mexicano favorito -junto con Chespirito jeje-

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por dejarme saber lo que mis escritos provocan en ti, le das sentido a esta aventura y me llenas de mucha felicidad. Me siento muy honrado. Te mando un abrazote con muchísimo cariño hasta Paraguay!!! 🙏🏼🙏🏼🙏🏼💜💜💜💜

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s