amor, familia, felicidad, vida

Mi otra mamá

El 10 de mayo en México es el día destinado a celebrar a las mamás. Todo mundo se acuerda aunque sea por ese día de la persona que los trajo al mundo. Pero estoy seguro que todos, en algún momento de la vida, hemos recibido el amor y cuidados de alguien más de forma incondicional y sin que sea nuestra mamá: una tía, una hermana mayor, nuestras abuelas… incluso alguna maestra. ¿A poco no? Yo he sido infinitamente bendecido porque no sólo me tocó una mamá extraordinaria, sino que la vida ha puso en mi camino a muchas tías que me han regalado su cariño sin condiciones y me han hecho sentir como su hijo. De entre todas ellas, hay una que desde que nací ha sido una segunda madre para mí porque nunca tuvo hijos y siempre me ha tratado con un cariño muy especial. Obviamente estoy hablando de mi tía Guadis!!!!

Guadis es la tía que todos quisieran tener y mis primos no me dejarán mentir. Siempre ha sido la más buena onda con todos nosotros: nos pendejea, nos consiente, nos da órdenes, nos echa porras, nos apapacha… en verdad que es una tía increíble. Y aunque Guadis siempre ha sido muy detallista con todos sus sobrinos debo reconocer que ha sido un poco más con mi hermano y conmigo (porque crecimos muy cerca de ella), y de nosotros dos, todavía más conmigo.

Cuando mi hermano y yo éramos niños, Gudis siempre nos cuidaba cuando mi mamá tenía que trabajar o hacer algo por la tarde y se fue a muchas vacaciones con nosotros. A mí nunca se me olvida que cuando fuimos a Disney yo moría de ganas por subirme a una montaña rusa pero como estaba muy chiquito no me dejaban subirme solo, entonces mi mamá se iba a subir conmigo mientras Guadis y mi hermano nos esperaban. Mi hermano en ese entonces tenía mamitis aguda y no quiso que mi mamá se subiera conmigo. Guadis, con todo y el miedo que le daba la montaña rusa, se subió conmigo sólo porque yo tenía muchas ganas. ¿Quién hace eso si no es tu mamá?

Y así han sido muchos los recuerdos que tengo con ella: cuando me llevó al zoológico y castillo de Chapultepec, cuando nos llevó a Acapulco en una excursión que parecía de una película de la Risa en Vacaciones, cuando me llevaba con su amiga Maricela al Sam’s y me invitaba al cine, cuando nos llevó a Chalma con nuestras coronas de flores (mucho antes de que los hipsters las volvieran mainstream), cuando me regaló su coche, cuando se súper preocupó porque un perro me mordió la oreja de niño, cuando nos fuimos a NY y nos ponía a cargarle sus maletas (jajaja)…. en fin, mi lista podría seguir y seguir pero prefiero quedarme con esas cosas para mí solito (y no poner celosos a mis primos).

Yo se que Guadis sabe que la quiero muchísimo pero me parecía importante escribirle algo en este mes porque aunque ella no ha tenido hijos biológicos, por lo menos para mí, siempre ha sido una segunda madre y creo que es importante celebrar a esas “mamás” que sin habernos parido y sin tener ninguna obligación, han dado todo por nosotros.

Guadis, muchísimas gracias por SIEMPRE, SIEMPRE estar conmigo de manera incondicional. Gracias por haber llenado de alegría mi infancia con tus detalles y seguir al pendiente de mí ahora que soy “adulto”. Te extraño mucho y espero que pronto podamos estar juntos. Nunca dejaré de agradecerle a la vida por tenerte en mi familia y porque siempre has estado cerca de mí y de mi hermano. Te quiero con todo mi corazón para siempre.

View this post on Instagram

Las mujeres de mi vida 🙂

A post shared by Alonso Navarro (@alonsonm) on

1 comentario en “Mi otra mamá”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s