actitud, derechos humanos, Educación, Política, Salud, vida

Ser gay en un mundo homofóbico

Es 17 de mayo del año 2016 y el mundo está ‘festejando’ el Día Internacional de la Lucha contra la Homofobia. Yo soy gay y tengo la fortuna de decir que siempre he contado con el respeto, la aceptación y el amor de la gente que me rodea. Se que mi historia no es la de la mayoría de las personas gays, es más, podría decir que es bastante atípica. Sin embargo he sido víctima de la homofobia y hoy quiero contar mi historia a manera de homenaje para que todas las personas que han sufrido este prejuicio recuerden que no están solos y lo importante que es levantar la voz en estas situaciones.

Hace unos dos años y medio, en diciembre del 2013 mi papá se rompió el tendón de un talón y fue operado en el ISSEMyM. En el hospital le pidieron 2 donadores de sangre a manera de compensación por la operación, ya que al ser un hospital del gobierno el procedimiento no tuvo costo (claro que nuestros impuestos ya lo habían pagado). Yo era uno de los donadores de mi papá. El día que llegué a donar sangre, me dieron un cuestionario para tener una idea de mi estado de salud. Una de las preguntas te pedía contestar si alguna vez habías tenido sexo con alguien de tu género. Obviamente yo respondí que sí.

Cuando entregué mi cuestionario, la chica que me lo recibió lo revisó y me mandó llamar al poco tiempo. Ahí me dijo que no era candidato para donar sangre y que necesitábamos buscar otro donante. Cuando le pregunté cuál era el motivo, sólo se limitó a señalarme mi respuesta y me dijo: “no podemos recibir sangre si has tenido coito con personas de tu mismo sexo”. Yo no podía creer su respuesta. Por si eso fuera poco, remató su comentario con un: “si necesitas hacerte la prueba del VIH hay otros métodos más efectivos”. Yo en ese momento no daba crédito a lo que estaba escuchando. Y sólo le dije: “Señorita, entiendo que los homosexuales seamos un grupo de riesgo pero yo me realicé la prueba del VIH hace poco y soy VIH negativo, estoy dispuesto a hacerme la prueba otra vez para que tengan la seguridad de que estoy donando sangre saludable”. A lo que ella me contestó: “Por políticas de salubridad, no podemos recibir sangre de homosexuales, lo siento, vas a tener que buscar otro donador”.

En ese momento, me di cuenta que para el gobierno de mi país y sus instituciones, era un ciudadano de segunda clase. Con todo el coraje que me provocó la situación pero de la manera más respetuosa que pude le contesté a la señorita: “No voy a buscar otro donador sólo porque las políticas de esta institución son discriminatorias. Lo que voy a hacer es ir a levantar una denuncia en Derechos Humanos acusando al hospital de discriminación”. Acto seguido, la señorita me dio un pase que decía que habíamos cumplido con la cuota de donadores. Yo no quedé satisfecho y aún con ese pase quería ir a la CNDH a levantar una queja, pero mi papá me convenció de no armar tanto relajo.

Con unos años de distancia, creo que debí haber ido a levantar mi queja porque es importante ser parte de la lucha por la igualdad de derechos en todos los sentidos y desde todos los campos de batalla. Entiendo la postura del gobierno porque los homosexuales somos un grupo promiscuo y por la naturaleza de nuestras prácticas sexuales corremos mayor riesgo a contraer ETS. Pero me parece que no es razón suficiente para negarme la oportunidad de donar sangre y en el mejor de los casos, salvar una vida. Ser heterosexual no es garantía de estar libre de VIH, hay muchos heterosexuales que llevan una vida sexual mucho más riesgosa que muchos homosexuales que procuramos llevar una vida sexual responsable.

Creo que lo importante es levantar la voz en este tipo de situaciones no para señalar la falta sino para educarnos como sociedad. Estoy seguro que la señorita que me hizo el cuestionario nunca quiso ofenderme y mucho menos discriminarme, ella sólo seguía instrucciones y/o contaba con un criterio muy pequeño. También estoy seguro de que el problema de la homofobia tiene su raíz en la ignorancia, y muchas veces son las políticas públicas y prácticas religiosas que hemos adoptado como sociedad las que promueven este tipo de prejuicios.

Por eso, estoy convencido que es nuestra obligación como homosexuales no sólo levantar la voz y exigir ser tratados con respeto bajo los mismos derechos que nuestros pares heterosexuales, sino trabajar desde nuestras diferentes trincheras en pro de educar a la sociedad para volverla un mejor lugar no sólo para la comunidad LGBTQ sino para todas las minorías que formamos parte de ella. Claro que para lograr eso, primero debemos educarnos e informarnos nosotros y dejar de discriminarnos entre nosotros mismos.

 

Espero que si eres gay, y eres o has sido víctima de la homofobia, en mi historia encuentres un poco de esperanza. El mundo está cambiando, se parte del cambio. Levanta la voz, no estás solo y somos cada vez más los que trabajamos para lograr un mundo donde todos podamos vivir sin miedo de ser quienes somos. Con el corazón en la mano, te digo que si necesitas platicar con alguien aquí estoy y puedes contactarme cuando lo necesites a través de un mensaje privado.

Si no eres gay, espero que mi historia te sirva para entender que la homofobia va mucho más allá de gritarle “Puto” o “Joto” a un homosexual, y que pelear por nuestros derechos es pelear por tus derechos porque no importa si eres gay, lesbiana, transexual, heterosexual o lo que sea, finalmente todos somos seres humanos.

Sigamos juntos luchando por un mundo sin homofobia, sin machismo, sin racismo… sin etiquetas.

¡Love wins!

View this post on Instagram

Life's so #gay 🌈

A post shared by Alonso Navarro (@alonsonm) on

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s