Educación, México, motivación, transformar, vida

Te quiero mucho, México.

Un refrán muy popular en México reza que los toros se ven mejor desde la barrera. Eso me pasó con México cuando me vine a vivir a Australia. El refrán se usa para decir que es más fácil juzgar desde un sito cómodo. De alguna manera eso me sucede al estar viviendo en Australia, y digo de alguna manera porque no sé si éste sea un sitio más cómodo (comparando mi situación actual con mi vida en México) pero sí es un sitio desde el que puedo ver México desde una perspectiva diferente. La diferencia con el refrán es que desde la barrera los toros no se ven tan imponentes y desde Australia veo un México mucho más grande… para bien y para mal.

México está celebrando su cumpleaños número 206. Llevamos 206 años celebrando la independencia de México, pero ¿realmente somos independientes cuando vivir en México implica vivir con miedo? Porque en México todos tenemos miedo. Y no sólo tenemos miedo los mexicanos, también estamos llenos de desencanto. Y no es para menos: tenemos un gobierno que no ha hecho más que empeorar nuestra situación y que, sin importar el nivel (municipal, estatal o federal), sólo buscan sacar hueso de sus puestos; nuestros diputados y alcaldes son elegidos por los partidos políticos por ser celebridades y no porque tengan aptitudes para desempeñar sus puestos; organizaciones civiles marchan para tratar de impedir que las minorías tengan derechos; los niños de muchos estados del país no tienen clases y los maestros no tiene el mínimo interés por hacer su trabajo; todos los días estamos llenos de corrupción, violencia contra las mujeres, homofobia, el dólar cada vez más pinche caro y el “presidente” cada vez la caga más y con más fuerza. Y con ese panorama tan desalentador estamos celebrando el cumpleaños de nuestro país.

Ayer, mis amigos en Australia me preguntaron que qué sentía por México ahora que estaba tan lejos de ahí. Y mi respuesta fue que mucho orgullo. Porque incluso con todo lo golpeado y pisoteado que nuestros gobernantes y los grandes grupos de poder han dejado al país, puedo ver y sentir que en México retiembla en sus centros la tierra con el latir del corazón de quienes ahí viven y de quienes añoramos ese pedazo de tierra. Porque la distancia me ha permitido percibir el rugir de los gritos de un pueblo que está despertando (ojalá que ahora no tarde mucho en despabilarse), que está cansado de ser maltratado y que se está dando cuenta de que México vale mucho más de lo que siempre hemos pensado y nos han hecho creer.

México vive un momento crítico, sí. Personalmente creo que estamos ante la crisis más grande del país en muchos sentidos: políticamente, económicamente, socialmente, educativamente… Pero si algo he aprendido en mi vida es que los momentos de crisis son las mejores oportunidades para ver de qué estamos hechos y transformarnos. Y a México el cielo le dio un soldado en cada uno de sus hijos, aprovechémoslo… Tomemos nuestras armas y luchemos, desde cada una de nuestras trincheras, por el México que nos merecemos. En nuestro cuerpo tenemos la sangre de los guerreros azteca, la inteligencia milenaria de los mayas. Somos el producto de la lucha de Hidalgo, de Allende, de Juárez, de Zapata, de Cárdenas (Lázaro, por supuesto)… Bien dice el himno nacional: “antes, patria, que inermes tus hijos bajo el yugo su cuello dobleguen, tus campiñas con sangre se rieguen”, hagámosle honor a esa letra y si es necesario dejemos la vida intentando hacer de México un mejor lugar, no nos dobleguemos ante el mal gobierno. Estamos frente a nuestra oportunidad de transformar a México, no la desaprovechemos.

México se ve mejor desde Australia: se ve más grande, más fuerte, más lleno de vida. Y eso me llena el corazón de esperanza y me hace sentir orgulloso de tener mi origen en una nación que no se da por vencida ante ninguna circunstancia.

¡Feliz cumpleaños número 206, mi México lindo! Que este año te demos de regalo el cambio que tanto necesitas y te mereces. Te extraño y te quiero mucho.

Alonso

P.d. Este escrito está inspirado en el discurso que Chumel Torres dio en el programa “El pulso de la república” publicado el 15 de septiembre de 2016 bajo el título Agárrame el paquete (económico).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s