actitud, amor, aprendizaje, crecimiento, felicidad, motivación, vida

El año del amor

El 2016 está por terminar. Este año la vida fue muy generosa conmigo. El 2016 fue un año de mucha abundancia en muchos sentidos: me sucedieron grandes cosas a nivel profesional y personal, se acomodaron piezas importantes en el rompecabezas de mi vida, me descubrí desde nuevos ángulos, cerré ciclos, dejé ir, le abrí la puerta de mi corazón a personas hermosas y también me tropecé muchas veces. Pero lo mejor de este año es que todo lo que viví, aprendí, padecí, perdí, gané y descubrí fue desde el amor.

El 2016 tuve la GRAN bendición de que en sus 12 meses siempre me sentí amado. Estoy infinitamente agradecido con los Dioses, el Universo y la vida por haberme cruzado en el camino de gente muy amorosa, por mantener en mi vida a gente maravillosa que me da y demuestra su amor a pesar de las distancias, por rodearme de gente que valora y cuida mi corazón. Pero sobre todo les agradezco haberme permitido trabajar en mi amor propio desde la abundancia y la felicidad. Nunca había trabajado la persona que quiero ser desde un lugar tan positivo, siempre había trabajado en mí desde la sanación y ahora pude hacer un trabajo desde la creatividad y la permisión y me pude disfrutar muchísimo.

Debo aceptar que este año no fue todo miel sobre hojuelas. Tuve momentos que no fueron tan buenos o positivos pero me di cuenta que al enfrentarlos desde el amor, era más fácil sobre llevarlos. Encarar la vida desde el amor es aprender la lección por la buena. Claro que tuve momentos de mucha duda, de frustración, de incertidumbre, de enojo y de dolor pero esos momentos los pude entender de una manera distinta a la de siempre, lo que me permitió ponerle a las cosas el peso que se merecen. Haber podido poner mis sentimientos, circunstancias y vivencias en la perspectiva justa me permitió aprender que la vida no siempre tiene  que ser todo o nada. La vida es darle la bienvenida a lo que me hace ser feliz: a veces es un poquito de alguien o algo, a veces es todo, otras es nada y unas más es trabajar en algo porque el instinto dice que algo bueno puede surgir.

Estoy cerrando el 2016 con muchas dudas pero con todas las ganas de responderlas. Con muy pocas expectativas para el 2017 pero con toda la actitud para hacer del próximo año un GRAN año. Principalmente, cierro el 2016 con la certeza de que la vida siempre nos devuelve lo que le damos y sólo por eso, vale la pena siempre entregar mi corazón en todo lo que hago.

Saludos,

 

1 comentario en “El año del amor”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s