amistad, aprendizaje, Australia, crecimiento, familia, felicidad, idiomas, libros, transformar, Uncategorized, Viajes, vida

Lo mejor de mi año: ¡Gracias por tanto 2016!

El 2016 ha sido indudablemente el mejor año de mi vida. Fueron 366 días en los que tuve la fortuna de vivir puras cosas maravillosas. En esta entrada quiero hacer una lista de los mejores momentos de mi año, en agradecimiento al universo por haberme dado amor a manos llenas. Aquí se los dejo:

  • Conocer Ulurú. Mi primer viaje del año fue a este místico lugar australiano y fue augurio de buena suerte. Es de los lugares más particulares que he tenido la oportunidad de visitar porque más allá de lo imponente y único que es el lugar, es un sitio que me permitió conocer y entender más a fondo los orígenes de mi nuevo hogar: Australia.
  • Los increíbles amigos de todas partes del mundo que hice. De las mejores cosas que me ha regalado la experiencia de estudiar en Australia ha sido la oportunidad de conocer y conectar con gente de todo el mundo. Este año me hice amigo de personas de Japón, Sri Lanka, Irlanda, UK, USA, Alemania y Suecia. Espero que este 2017 vengan nuevas amistades de nuevos lugares porque me haría muy feliz poder tener un amigo en cada país del mundo.
  • Mi road trip por la Great Ocean Road: Amo los road trips y este sin duda fue de los mejores que he hecho en mi vida porque tuve la oportunidad no sólo de hacer uno de los recorridos más famosos de Australia sino de compartirlo con dos grandes amigos: Simon y Ben. Además la bahía de los 12 apóstoles es impresionante. Hasta la fecha no puedo creer que mis ojos hayan visto eso en persona.
  • La literatura. Este año no cumplí mi reto de leer 25 libros pero a mis manos llegaron extraordinarias historias. Sin dudar, mi mayor descubrimiento fueron dos novelas australianas: The Slap de Christos Tsiolkas y  Jasper Jones de Craig Silver. Si pueden, léanlas.
  • Trabajar como voluntario. Hacer trabajo sin esperar una remuneración a cambio fue una experiencia que me sirvió para valorar lo mucho que tengo en la vida y no olvidarme de ser agradecido. Por si eso fuera poco ser voluntario me hizo entender que cuando uno da con una mano, recibe con dos pues al poco tiempo de eso me llegó un trabajo pagado 🙂
  • Enamorarme. Este año me enamoré dos veces y las dos veces no cuajó. Lo padre de eso es que no sufrí para nada el hecho de que no sucediera lo que esperaba y me di cuenta que estoy listo para tener una relación porque me siento feliz conmigo mismo y se que mi felicidad no se compromete al estar con alguien más.
  • Mis Marks. Mis dos mejores amigos aquí se llaman Mark y Marc. Ellos se han vuelto mi familia en este lejano país y gracias a ellos he logrado ver en Australia un hogar. Cada uno, con su muy particular forma de ser me ha enseñado muchas cosas sobre la vida y lo que quiero ser y me han acercado a la mejor versión de mi mismo.
  • Mis éxitos profesionales. Este año me llegaron muchos reconocimientos por mi trabajo académico y profesional. Aunque no trabajo por ellos, se siente increíble que se reconozcan mis esfuerzos porque es una manera de saber que voy por el camino correcto. Gracias a estos reconocimientos tuve la oportunidad de viajar por una semana Darwin, al norte de Australia, para representar a mi escuela en una convención de estudiantes internacionales. Fui nominado al premio International Student of the Year, que aunque no gané me hizo dar cuenta de lo chingón que soy y los alcances que puedo llegar a tener cuando me comprometo con ciertas causas. Pero de todos los reconocimientos que recibí, sin dudas, el mejor fue el que me dio la facultad a la que pertenece mi maestría porque fue un reconocimiento sincero e inesperado y que me recordó que para cambiar el mundo hay que empezar a trabajar por nuestro entorno inmediato.
  • Llegar a los 30. El tercer piso es increíble y me encanta formar parte de él. Estoy seguro que esta década va a ser muy importante en mi vida y de muchos cambios en todos los sentidos y sólo por eso tengo todas las ganas del mundo de vivirla.
  • Tasmania: Australia es un país lleno de contrastes y esta pequeña isla es un enorme tesoro. Me encanto haber conocido este lugar con mi amigo Marc y su sobrina Roisin.
  • Canberra: la capital de Australia fue mi descubrimiento turístico del año. La gente de por aquí me decía que era una ciudad muy aburrida y sólo fui a pasar unos días por ahí porque tenía que ir a renovar mi pasaporte. Al final terminé enamorado de esa ciudad ya que tiene de todo y es muy tranquila y práctica. Además tuve la fortuna de conocer a dos GRANDES personas: Jarred y Eva, que me estuvieron paseando por la ciudad.

View this post on Instagram

Canberra ❤️

A post shared by Alonso Navarro (@alonsonm) on

  • Mi amigo Harry. A Harry lo conocí por mi amigo Mark y fue un gran descubrimiento. Harry es un tipazo que se dedica a promover información sobre el VIH para prevenir contagios y en un futuro cercano acabar con los contagios de este virus. Gracias a él me enteré de un proyecto llamado PrEPX que busca dar acceso a una pastilla para prevenir el VIH en personas VIH negativo y eso fue muy importante porque ese estudio se volvió mi proyecto de tesis y me tiene súper emocionado.
  • La temporada navideña. Después de muchos años sin sentir el espíritu navideño por fin este 2016 lo volví a sentir. En gran medida se lo debo a mi amigo Mark, que me compartió a su familia en estas celebraciones y que ha sido un ángel en mi estancia por Australia. Justo hoy, estamos cerrando el año juntos y eso me emociona porque me hace dar cuenta que en él he encontrado más que a un amigo para toda la vida a un aliado. De todos los regalos que el 2016 me trajo, la amistad con Mark ha sido la mejor sin lugar a dudas y estoy seguro que en el 2017 seguirá creciendo.

El 2016 fue un año de mucha abundancia para mí y les estoy eternamente agradecido a los dioses y el universo por todas las experiencias que viví en estos 12 meses. Pero como amar es soltar, hoy también dejo ir este año para poder recibir el 2017 con lel corazón vacíos y poder llenarlo de nuevos recuerdos e historias. Les deseo un 2017 lleno de mucho amor, de mucho aprendizaje y de muchos momentos inolvidables. Que todos sus deseos se cumplan y que nazcan nuevos sueños en sus corazones. ¡Feliz año nuevo!

A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s