amistad, blogs, felicidad, libros, Literatura, momentos, recomendaciones, sueños, Viajes

Viajando por Nueva Zelanda. Día 5: Tras los pasos de Frodo Baggins

img_3775
Foto: Mark Kearney

Quienes me conocen saben que una de mis más grandes pasiones en la vida es el cine.  Me fascina conocer detalles y datos curiosos sobre las filmaciones o historias detrás de las películas, así que visitar el set donde se filmó parte de la saga de “El Señor de los Anillos” y “El Hobbit” me emocionaba muchísimo (incluso cuando no soy fan de esta historia).

Hobbiton se ubica en la granja Alexander en un pueblito llamado Matamata, en el centro de la Isla Norte de NZ. Unos kilómetros antes de llegar al lugar exacto empezamos a ver señalamientos con las direcciones del lugar y con cada señalamiento nos íbamos emocionando más y más. Después de tres horas de camino, Mark y yo por fin llegamos al lugar de la cita que no es el set propiamente dicho sino una especie de “lobby” donde hay un restaurante, la tienda de regalos y la venta de boletos. Nosotros compramos nuestros boletos con anticipación por lo que sólo tuvimos que esperar a ser llamados por nuestro tour para ir a conocer Hobbiton.

img_3799
Regresando a casa. Foto: Mark Kearney

Por cuestiones de seguridad y protección del lugar, a Hobbiton te llevan en camiones especiales. El trayecto es de 10 minutos porque la velocidad es muy lenta. Sin embargo, ese pequeño trayecto es suficiente para que, en un video, Peter Jackson (director de las películas) te de la bienvenida y las emociones crezcan aún más.

Llegar a la entrada de Hobbiton y ver toda la comarca frente a mí fue impresionante. Me sentí dentro de un cuento sin la necesidad de cerrar los ojos. Cada casa, cada flor, cada mueble, cada camino, cada letrero estaban perfectamente en armonía para hacer del lugar algo de ensueño.

El tour por Hobbiton es bastante simple ya que sólo consiste en ir recorriendo los caminos sobre los cuales están construidas las casas de la comarca. En este lugar sólo se grabaron las escenas en exteriores de las películas pues los interiores fueron filmados en un estudio de Wellington. Sin embargo, lo que hace que el recorrido valga la pena es que te van contando muchísimas anécdotas sobre la filmación de las películas basadas en los libros de J.R.R. Tolkien. Una de las que se me quedó más grabada fue que hay una escena en una de las películas (no recuerdo cuál) en la que hay un atardecer en la comarca, pero ésta está construida en dirección opuesta al oeste por lo que esa escena la tuvieron que filmar en la madrugada y con la magia de la edición lograron que en la película pareciera que el sol se estaba ocultando. Y como esa, te cuenta mil anécdotas más.

img_0719

El recorrido acaba en la posada del Dragón Verde, que por dentro está recreada exactamente como en las películas (las escenas que suceden  ahí en la película se filmaron en los estudios de Wellington). Ahí te “regalan” una bebida de cortesía y tienes la oportunidad de probarte una reproducción del vestuario de los personajes de la película para fotos.

Haber estado en Hobbiton fue vivir la magia del cine en carne propia. Por unas horas me sentí un hobbit de verdad. El lugar fue creado cuidando tan bien los detalles y ha sido conservado con el mismo cuidado que sientes que de un momento a otro aparecerán Frodo y Sam por alguno de los caminos. Haber estado en Hobbiton fue recordar que la magia existe a pesar de la realidad.

¡Saludos!

1 comentario en “Viajando por Nueva Zelanda. Día 5: Tras los pasos de Frodo Baggins”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s