amor, Australia, familia, México, momentos, Uncategorized, Viajes, vida

La primer semana de la visita de mis papás :)

Australia es un país tan lejano a México que cuando era niño jamás pensé que cuando fuera “grande” terminaría viviendo aquí. Mis papás tampoco se imaginaron eso; es más, creo que ellos no se imaginaban ni siquiera visitando este lugar. Pero el universo conspiró para que yo terminara por estas lejanas tierras y para que mis papás me vinieran a visitar.

Desde que supe sobre la visita de mis papás, estuve investigando qué hacer con ellos. Quería mostrarles todo sobre mi nuevo país, pero también quería que experimentaran un poco la forma en que es mi vida aquí. Aunque vinieron un mes, a la hora de planear las cosas resultó no ser tanto tiempo como parecía. Algo que me encantó de mis papás es que en todo momento me hicieron sentir que más que venir a conocer Australia, habían venido a verme a mí. Eso hizo que pudiera relajarme y dejar que mis planes fluyeran junto con mis obligaciones.

View this post on Instagram

Brighton Beach, Melbourne

A post shared by Lila Mendoza Calderón (@lila_mendozac) on

El primer fin de semana por aquí los llevé a conocer las playas más emblemáticas de Melbourne: Brighton Beach y St Kilda. Ese día fue bastante relajado, pensando que con algo así podrían superar el jet lag (cosa que no lograron y tengo fotos para probarlo, ji ji). Al siguiente día, fuimos a un pueblito cerca de la ciudad donde vivo llamado Daylsford y a un viñedo cerca de ahí, ya que la región donde vivo es famosa por su actividad vinícola y a mi papá le encanta el vino.

View this post on Instagram

Viñedo passing clouds #australia

A post shared by Lila Mendoza Calderón (@lila_mendozac) on

Después de pasar un par de días en Bendigo porque tuve que trabajar, nos echamos la Great Ocean Road. Esta carretera, que recorre la costa del estado de Victoria, es de lo más bonito que he conocido en Australia. Poder haber hecho este recorrido con mis papás fue muy especial porque fueron 3 días en los que estuvimos los 3 solos todo el tiempo y pudimos disfrutarnos sin prisas junto a paisajes increíbles. En esos tres días pude ver la forma en que la dinámica de mis papás ha cambiado en este tiempo y me dio gusto ver que ha sido para bien. También fueron tres días en los que me pude dar cuenta de que nuestra dinámica también cambió y fue para bien, que nuestra relación ha madurado y se ha hecho más fuerte a pesar de las distancias. Pero también me demostraron que hay cosas que no cambian y que por más viejo que esté y por más que ahora yo era el “local”, ellos nunca dejaron de hacerme sentir cuidado y protegido.

Estos tres días frente al mar fueron, para mí, una metáfora del amor de nuestra familia: inmenso, profundo, en movimiento y, así como el mar une los continentes, nuestro amor nos mantiene unidos a nosotros cuatro (porque aunque físicamente mi hermano no pudo estar con nosotros, todos los días sentí su presencia a través de mis papás).

La mejor forma de haber cerrado esta primer semana fue celebrando el cumpleaños de mi papá. Me hizo inmensamente feliz poder estar con mi papá en su cumpleaños y poderlo consentir un poco. Ese día fuimos a Melbourne, a que conocieran el centro de la ciudad y algunos de los lugares más turísticos. Toda la mañana estuvimos recorriendo las calles de Melbourne. Visitamos el Queen Victoria Market, Federation Square, el río Yarra, Docklands… Ya en la tardecita, Mark nos alcanzó y fuimos a comer dumplings para celebrar el cumpleaños de mi papá. Algo que me encantó es que, por la diferencia de horarios con México, mi papá pudo experimentar un cumpleaños de 48 horas (que es como yo he vivido mis últimos dos cumpleaños) y recibir muchas muestras de cariño por dos días.

Esta primer semana me encantó por muchas razones, pero principalmente porque fueron días que me sirvieron para reencontrarme no sólo con ellos, sino también con el Alonso que soy a su lado, que es una parte de mí que me gusta mucho y que no había podido disfrutar estos dos últimos años. Me gustó que de alguna manera intercambiamos roles y, por una vez en la vida, yo era el que les enseñaba algo a mis papás. Y que mejor que haberles enseñado este país tan maravilloso. 🙂

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s