amor, aprendizaje, Australia, crecimiento personal, estudios, familia, felicidad, México, momentos, motivación, transformar, Viajes, vida

Me fui de casa y encontré mis sueños

Hace dos años me fui de casa y me fui muy lejos. Recuerdo perfectamente los días previos a mi partida; una mezcla de emociones se apoderaba de mi interior. Tenía miedo, sentía alegría, me embargaba la emoción y me inundaba la nostalgia de decir adiós. Todo al mismo tiempo. Mientras más se acercaba la hora de partir, más intensamente sentía ese caos de emociones.

El día antes de mi partida me puse a hacer la maleta. Una maleta llena de ropa, zapatos, libros y mi computadora y que yo hubiera querido llenar con los besos, abrazos y te quiero de mi familia y amigos. Cuando estuvo lista no podía creer que mi vida cupiera en una maleta de 25 kilos. Me senté a contemplar mi cuarto y comprendí que mi maleta en realidad cargaba mis sueños, mis esperanzas y mis ganas de renacer. Fue entonces que se materializó el valor en mi cuerpo y supe con certeza que mi destino estaba más allá de donde mis ojos podían ver.

La mañana del 7 de julio del 2015, con lágrimas saliendo de mis ojos, abracé y les dije adiós a mi papá, a mi mamá y a mi hermano. Con un nudo en la garganta, caminé hasta la sala de abordar sin mirar atrás porque sabía que al voltear atrás me encontraría con las personas que más amo diciéndome adiós, y junto a ellas, estaban los momentos más felices de mi vida. No quería arrepentirme de último momento, por eso no miré hacia atrás. Y así, con el corazón cargado de nostalgia, me subí al avión que me trajo hasta Australia.

Desde ese momento la tierra le ha dado dos vueltas al sol y yo he vivido cosas que jamás me imaginé. La sorpresa de llegar a vivir a una nueva ciudad dónde es invierno cuando debería ser verano y viceversa; la emoción de conocer gente nueva de lugares de los que sólo había oído hablar en los libros; la ansiedad de no poder encontrar trabajo y ver que mi dinero no me alcanzaba ni para comer; los calambres en el estómago luego de días sin comer. En este tiempo he tenido momentos de mucha duda, donde la soledad pesa tanto que siento que me va a hundir en el suelo; momentos en los que he querido tirar la toalla y regresar a la comodidad de mi hogar, donde no falta el pan y encuentro los besos de mi mamá, los consejos de mi papá, la compañía de mi hermano y el entendimiento de mis amigos.

Pero los latidos de mi corazón han sido más fuertes que el sonido de la duda y me han dado fuerza para seguir adelante. Y me ayudaron a entender una nueva cultura, a disfrutar el recorrido de las calles de esta nueva ciudad; a resistir a la lluvia y el frío; a encontrar la bondad en la mirada del otro y, sobre todo, a confiar en mí. Cuando menos me di cuenta, mis sueños ya eran una realidad. Esa realidad llegó cargada de nuevos sueños y metas por cumplir. Y aquí sigo, de pie, con la frente en alto y el corazón más rojo que nunca.

A dos años de haber dejado mi México, sigo añorándolo… a él y a toda mi gente. No hay día que no piense en mi mamá y sus abrazos; que no desee tener a mi papá cerca para sentirme un poquito más seguro; que no diga “esto estaría más chingón si lo viviera con Diego”; que no sienta que los buenos momentos serían mejores si los pudiera compartir con mis amigos de toda la vida. Pero sepan que van conmigo en cada paso que doy porque los llevo a todos en el lugar más especial de mi corazón.

Este tiempo viviendo tan lejos de la tierra que me vio nacer también me ha enseñado que uno siempre regresa a los lugares donde amó la vida y es ahí donde encuentro la fuerza para seguir adelante y donde radica mi certeza de que llegará el día en que volveré a mi viejo hogar. Mientras ese día llega, seguiré despertándome todas las mañanas con la intención de transformar sueños en realidades y cubriéndome por las noches con la nostálgica cobija de los recuerdos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s