actitud, aprendizaje, crecimiento, Educación, Ejercicio, filosofía, Lectura, libros, Literatura, transformar, vida

Lector de alto rendimiento

Pensé que una vez terminada la maestría podría dedicarle más tiempo a Escritos Matutinos pero estaba equivocado. El último mes he estado muy ocupando arreglando mi situación en Australia y buscando chamba, por lo que no he podido darme espacio para escribir por aquí. A veces, incluso, siento que estoy más ocupado que cuando estaba estudiando la maestría.

En este tiempo también me he dedicado mucho a leer.  Siempre he sido un buen lector, desde muy chavito siempre he leído algo por placer además de lo que tocaba leer por obligación (entiéndase por esto lecturas para tareas, trabajo, etc). Sin embargo, mis lecturas por placer siempre habían sido novelas, es un género que disfruto y que me logra despejar de mis obligaciones y mis demás deberes.

Durante la maestría leía en promedio entre 50 y 100 páginas diario entre ensayos, noticias, investigaciones y otras publicaciones académicas y todo en inglés (digo, si ya voy a presumir voy a hacerlo bien). Este último mes me di cuenta que durante la maestría creé un hábito de lectura que no quiero perder: comencé a disfrutar y relajarme con lecturas que no son ficción.

Los hábitos, al igual que nuestros músculos, hay que trabajarlos diariamente para que se desarrollen y alcancen todo su potencial. En ese sentido, mi hábito de lectura está en un momento óptimo: acabo de regresar de las olimpiadas y con medalla de oro (jajaja ya se que suena mamón, pero quería aplicar la metáfora porque me siento el muy, muy por haber terminado la maestría). Así que para no perder la condición lectora que obtuve en los últimos dos años, me he dado a la tarea de leer mucho y, sobre todo, de leer no-ficción.

En este mes llevo 6 libros y sólo 3 han sido ficción (dos novelas y una obra de teatro), el resto de mis lecturas han sido de divulgación científica: he leído un par de libros sobre la formación y las leyes del universo y uno sobre la vida de la gente gay en Asia. Este cambio de hábito ha sido muy disfrutable porque no sólo estoy aprendido cosas nuevas de muchos temas, sino que también estoy descubriendo cosas de mí. Por ejemplo, me he dado cuenta que puedo entender teorías de física (creo) y he logrado disfrutar esos temas que padecí cuando iba en la prepa.

Ahora junto a mi cama hay una pila grande de libros que esperan ser leídos en las próximas semanas. En estas nuevas lecturas hay mucha ficción pero también hay lecturas sobre la forma en que el concepto de Dios ha cambiado a lo largo de la historia, sobre los procesos mentales de nuestro cerebro, sobre la historia del inglés y la política de Egipto. De ahora en adelante pretendo que de seguir diversificando mis lecturas. Tengo la intención de que el lector que soy, siga manteniéndose como un atleta de alto rendimiento.

P.d. ¡Si te gustó este entrada, compártela para que este mensaje llegue a más gente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s