actitud, aprendizaje, Australia, crecimiento, crecimiento personal, motivación, transformar, vida

Resistir para persistir.

Cuando salí de la universidad, me costó mucho trabajo sobrellevar el proceso de encontrar trabajo. Recuerdo que me la pasaba aislado, frustrado, deprimido y de muy mal humor. Incluso una prima me llegó a apodar “La Bestia” (ja, ja, ja). Afortunadamente, después de unos cuantos meses logré encontrar chamba y el panorama me cambió radicalmente. Entonces me prometí no volver a dejar que la ansiedad se apoderara de mí.

Hoy estoy nuevamente pasando por un momento similar. Hace unos meses terminé la maestría y al poco tiempo se terminó mi contrato en la organización en la que estaba trabajando. Sin embargo, esta vez mi sentir es diferente al de hace 8 años. Buscar trabajo en Australia es un proceso muy complejo: hay que escribir ensayos y cartas de presentación para aplicar a las vacantes. Una aplicación me lleva entre 2 y 4 días. Y muchas veces no obtengo respuesta.

Parece que es cierto aquella frase que dice que el tiempo es el mejor maestro. Y es que aunque por momentos la ansiedad me invade, ahora me siento capaz de reconocerla y la he enfrentado con mejores estrategias. Esta vez no dejo que el mal humor me gane y me haga perder la paciencia. Ahora me ocupo en lugar de preocuparme:

  • en los lugares en donde he obtenido entrevistas, he pedido retroalimentación para escribir mejores aplicaciones y aplico sus consejos en mis siguientes criterios de selección y entrevistas.
  • pido ayuda… no es fácil pedir ayuda pero es muy necesario, mis aplicaciones mejoran muchísimo cuando las revisa un amigo o profesor. La mirada de un ojo ajeno detecta errores de dedo, gramaticales y, sobre todo, es la mejor opción para saber si lo que escribí tiene coherencia y concuerda con lo que piden para el trabajo.

Estoy consiente que buscar chamba es un proceso largo y de mucha paciencia, y que buscarla en un país nuevo es el doble o triple de complicado. Y estar consiente de esto no hace las cosas más fáciles o me evita la angustia y desesperación. Pero también estoy seguro que con cada aplicación y cada entrevista que sale, me acerco un poco más al trabajo que estoy buscando. Eso es suficiente para no tirar la toalla, seguir resistiendo y, en el momento más inesperado, persistir.

1 comentario en “Resistir para persistir.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s