actitud, aprendizaje, Australia, crecimiento, crecimiento personal, Educación, estudios, familia, felicidad, sueños, transformar, vida

Cada final es un nuevo inicio

 

Hace tres años, en uno de los momentos más oscuros de mi vida, empecé a investigar cómo podría darle un giro a mi vida. En ese momento lo único que quería era escapar de la realidad que vivía. Nunca imaginé que esa búsqueda me llevaría a estudiar una maestría en el otro extremo del mundo y que eso me haría encontrarme con la persona que verdaderamente soy y me gusta ser. Ayer asistí a la ceremonia de mi maestría y con ella sentí que llegó el fin de un ciclo maravilloso en muchos sentidos.

Vestido de toga y birrete y esperando pacientemente escuchar mi nombre y recibir mi título me invadió la nostalgia. Mientras los nombres de los demás graduados se escuchaban empecé a revivir los momentos que viví a lo largo de los dos años que duró mi maestría, como si fuera la escena final de una película de Hollywood. Mi nombre se escuchó al final de los graduados de maestría. Mientras caminaba hacia el escenario a recibir mi título me di cuenta de todo lo que ese papel representa. Ese “papelito” da constancia de que estudié una maestría en un país a miles de kilómetros de mi hogar, en un idioma que no es mi lengua materna y que escribí una tesis que recibió la máxima calificación. Así que mientras bajaba del escenario me di chance de olvidar un poco la humildad y sentirme el más chingón del mundo porque no cualquiera acaba una maestría y muchos menos en un segundo idioma.

La cereza en el pastel fue que tuve la fortuna de compartir este momento con tres de las personas que más amo en este mundo: mi mamá, mi Guadis (mi tía favorita) y mi Marky Mark. Y fue ahí que me di cuenta de el verdadero éxito en mi vida: que siempre he contado con la mejor gente. Y creo que de eso se trata la vida, de tener la capacidad de reconocer a la gente valiosa que se cruza en nuestro camino para integrarlos a nuestra vida. Para mí, más allá del valor académico y profesional que me dará tener un título de maestría, el verdadero valor es que ha puesto en mi camino a personas maravillosas y que (irónicamente) me ha acercado más a mi familia y amigos en México.

Aunque técnicamente terminé la maestría hace 6 meses con la entrega de mi tesis no fue sino hasta ayer con la ceremonia de titulación que sentí que el ciclo llegó a su fin. Dicen por ahí que cada final es un nuevo inicio y yo estoy listo para continuar con lo que se viene porque como bien dice mi madre “lo mejor está por venir”…

View this post on Instagram

I made it!!! #LaTrobeUni #Graduation #Master

A post shared by Alonso Navarro (@alonsonm) on

1 comentario en “Cada final es un nuevo inicio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s