actitud, amor, aprendizaje, crecimiento personal, felicidad, momentos, sueños, vida

Lo que me dejó el 2017

El 2017 está por llegar a su fin. Los 12 meses que conformaron este año estuvieron cargados de experiencias que me hicieron dar cuenta de lo afortunado que soy. El 2017 fue un año de cerrar ciclos pero también de aprender a recibir lo que la vida me da sin culpa ni miedos. Despido el año con mucho agradecimiento por todo lo que me dio y con muchísimas ganas de recibir lo que traiga el 2018. Les comparto los aprendizajes que me deja este 2017:

  • Uno de mis libros favoritos dice que “aceptamos el amor que creemos merecer” y eso es totalmente cierto, yo lo comprobé este año. Vivir lejos de mi familia y mi país me ha puesto a prueba en muchos sentidos y eso me ha permitido conocer mi valor como persona y a quererme más que a nadie. Esto me ha servido para decir “No” sin sentir culpa, para alejarme de la gente que no me aporta nada y sólo chupa mi energía, y a darle a cada persona que se cruza en mi vida el lugar que se merece.
  • Había estado tan preocupado por encontrar a la pareja perfecta, que no me había dado cuenta que esa persona estaba frente de mí. Este año bajé la guardia de mi corazón, miré con nuevos ojos a mi alrededor y descubrí que llevaba mucho tiempo viviendo con la pareja que siempre había soñado: mi mejor amigo. Dejar mis miedos a un lado y darme la oportunidad de entregar mi corazón ha sido sin lugar a dudas lo mejor que me ha dejado el 2017.
  • Uno de los mejores placeres de la vida es ser anfitrión. Este año tuve la fortuna de que mis papás, mi tía consentida y dos amigos me vinieran a visitar a Australia y eso me dio la oportunidad hacerlos sentir en casa. Fui muy feliz de poder recibir en mi casa a gente que quiero tanto y poder mostrarles un poco de mi vida por este lugar del mundo. Al final, cada visita vino a revitalizarme y darme fuerzas para seguir adelante.
  • La mejor forma de combatir la ansiedad y la desesperación es estando activos. La última mitad del año me he enfrentado al desempleo desde el extranjero y no ha sido nada fácil. Si bien estos meses he tenido trabajos casuales que me han dado para mantenerme, no tener un ingreso fijo es una situación difícil de manejar. Cuando acabé la universidad viví una situación parecida (con la ventaja de que vivía con mis papás y no tenía que preocuparme por renta y comida) y la pasé FATAL. Esta vez decidí que sería más grande que mis circunstancias y supe que la mejor forma de evitar la depresión, desesperación y ansiedad era estando ocupado. Así que me puse a hacer ejercicio, me metí de lleno a actividades de voluntario y me creé actividades para llenar mis horas ‘libres’. Gracias a eso mi ánimo mejoró muchísimo y surgió la cuenta de Instagram @alos_reading_corner donde comparto fotos y reseñas de los libros que leo. Aún sigo sin chamba, pero al menos el humor lo tengo intacto (jaja).

Llego al final del 2017 con muchísimo agradecimiento y celebrando la oportunidad de haber pasado un año acompañado de seres maravillosos. Tengo los brazos abiertos y listo el corazón para recibir el 2018 con todo el amor que me habita y la mejor actitud para hacer de esta nueva vuelta al sol un GRAN viaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s