amistad, amor, Uncategorized

Lo mejor de mi 2017: ¡Gracias por 365 maravillosos días!

Estamos a un par de días de despedir el 2017. Esta época del año me pone reflexivo y me gusta revisitar mis recuerdos a lo largo del año para agradecer todo lo vivido en estos 365 días. Aunque no todo fue miel sobre hojuelas en este año, me gusta ser positivo y pensar que, por el simple hecho de estar vivo y sano, tuve 365 días maravillosos. En este post quiero agradecer los momentos más especiales de este año. Aquí se los dejo:

  • Haber empezado el año con la persona que voy a terminarlo. El 2017 lo recibí en una casita en medio de la nada de la provincia australiana con Mark, que en ese entonces era mi mejor amigo. Hoy sigue siendo mi mejor amigo pero se ha hecho más fuerte y se ha transformado en amor. Este año vamos a terminarlo juntos y eso para mí es un buen augurio.
  • Mi primer Marcha del Orgullo Gay. En enero fui a la Marcha del Orgullo Gay en Melbourne y fue un momento muy especial. Me encantó ver gente de todas las edades, formas, tamaños, colores y sabores marchando juntos bajo una misma bandera: el amor. Participar en este evento me hizo entender la importancia de salir a las calles y mostrar quiénes somos, especialmente quienes formamos parte de minorías cuyos derechos están en juego. Además tuve la suerte de compartir este momento con Mark y otros amigos, lo que volvió este momento todavía más emotivo.
  • El viaje a Nueva Zelanda. En febrero me fui a NZ por 10 días con Mark. Fue un viaje increíble en el que recorrimos la isla norte del país en un coche y que me sirvió para fortalecer mi relación con Mark, conocer lugares de ensueño y reencontrarme con amigos que tenía más de 14 años de no ver.
  • La visita de mis papás. En marzo tuve la fortuna de volver a abrazar a mis papás después de 20 meses de estar separados físicamente. Me encantó poder compartir con ellos mi vida en Australia y que conocieran a mis amigos, la ciudad donde vivo, la universidad en la que estudié, etc, etc,; pero sobre todo, me fascinó haber tenido la oportunidad de consentir un mes a mis papás.
  • Pasar fechas importantes con mi familia. La visita de mis papás coincidió con su aniversario y el cumpleaños de mi papá; mi mamá regresó con mi tía consentida a Australia para mi graduación y también pudimos pasar juntos la navidad. Después de dos años de pasar fechas importantes solo, estas visitas fueron un apapacho al corazón.
  • El concierto de Adele. El show fue una montaña rusa de emociones que me hizo reír, llorar, recordar, soñar y cantar a todo pulmón.Nueve meses después del concierto sigo sin superarlo. La producción fue impecable, el repertorio del concierto fue perfecto (con todo y que no cantó mi canción favorita)  y la compañía inmejorable (sí, adivinaron, fui con mi Mark).
  • La excursión a Swan Hill con mis compañeros de la maestría. Aunque fue un viaje de trabajo para una de nuestras asignaturas, fue un viaje que me dio la oportunidad de conocer mejor a mis compañeros, de darme enamorarme más de mi profesión y de conocer un poco más de la Australia que tanto quiero.
  • La vista de Jorge y Fana. Jorge es uno de mis mejores amigos de México y me vino a visitar con su mejor amiga Fana, a quien me encantó conocer. Su visita fue muy especial porque fue un respiro en medio del estrés que sentía por mi tesis. Una vez más, Jorge me vino a recordar que los verdaderos amigos se conocen viajando. ¡Gracias por su visita, Inventadas, me la pasé poca madre!
  • Mi tesis de maestría. De todos los (pocos/muchos) logros que he conseguido en la vida, ninguno me hace sentir tan orgulloso como la tesis que entregué. Disfruté todo el proceso (desde elegir el tema hasta la entrega final) y eso se notó en el resultado: calificación excelente y comentarios muy positivos de los examinadores. Cada vez que la veo, me siento el más chingón del mundo (y la neta creo que me lo gané).
  • Dar clases de español. Cada vez tengo más alumnos y me llena de orgullo poder transmitirles no sólo las reglas gramaticales del idioma sino también la pasión que siento por mi lengua materna.
  • Sidney. Este año tuve la suerte de visitar dos veces esta hermosa ciudad y en cada visita me enamoré un poco más. Espero que este 2018 la visite muchas veces porque quiero seguir descubriéndola un poco más.
  • Mi nuevo housemate Adam. A Adam lo conocí cuando llegué a Bendigo porque él también llegaba a estudiar a Australia desde la República Checa. En julio se mudó a mi casa y ha sido algo muy positivo: es muy carismático, generoso, divertido. Su llegada le sumó mucho al hogar que habíamos creado Mark y yo.
  • Hablando de… MARK, definitivamente fue lo mejor de mi año. No tengo palabras para expresar lo agradecido que estoy con el universo por haberlo cruzado en mi camino; y lo feliz que me siento de haberme dado la oportunidad de confiar en mi corazón.
  • Alo’s reading corner. Haber creado esta cuenta de Instagram me ha acercado a una comunidad que comparte los mismos intereses por la lectura que yo. También me ha dado la oportunidad de combinar mi pasión por la literatura con mi pasión por la foto y las redes sociales, Este pequeño pasatiempo se está convirtiendo en mi nuevo proyecto para el 2018, así que si les late leer ¡síganme! 🙂
  • La visita de Guada y la segunda visita de mi mamá. Estoy cerrando el año en compañía de las dos mujeres más importantes de mi vida y me siento muy feliz. Llevo casi 3 semanas sin parar de reír, de sentirme muy consentido y de ser apapachado todo el tiempo.
  • Mi ceremonia de graduación. Fue la cereza del delicioso pastel que resultó haber estudiado mi maestría. Sigo con la sonrisa de oreja a oreja y el corazón hinchado de orgullo.

View this post on Instagram

I made it!!! #LaTrobeUni #Graduation #Master

A post shared by Alonso Navarro (@alonsonm) on

  • La Navidad. Este año pude celebrar la Nochebuena con mi mamá, Guada y Mark y la Navidad con la familia de Mark. Este fue el momento más especial del año porque me di cuenta que ya no estoy solo en Australia, que tengo una familia aquí que me quiere y se preocupa por mí. Soy muy afortunado por poder tener dos  hermosas familias en dos hermosos países.

Gracias Universo por regalarme un 2017 tan generoso. Despido el año con todo el agradecimiento que habita en mi corazón para que vuele lejos y le de espacio a mi corazón para ser llenado de experiencias, historias y aprendizajes este 2018.

Éste es el último post de Escritos Matutinos en el 2017 y quiero terminarlo con un agradeciéndote por acompañarme y transformarme con tus lecturas. Te deseo un 2018 cargado de buenas compañías, abrazos que reparen el alma, momentos que pasen a la eternidad en forma de buenos recuerdos, dinero para tener un año sin preocupaciones, salud para que el dinero se use en pura gozadera y amor para que la gozadera sea compartida y trascienda. ¡Que el 2018 venga con muchos Escritos Matutinos! ¡Feliz Año Nuevo!

A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s