amistad, aprendizaje, crecimiento personal, familia, felicidad, México, transformar, Viajes, vida

Regresando a la esencia: redescubriendo mi México.

Después de más de tres años de estar lejos, regresé a México por un par de semanas. Había escuchado muchas cosas sobre lo que implica visitar el hogar por primera vez después de haber emigrado a un nuevo país y no sabía qué esperar de mi vista,  lo qué iba encontrar ni qué expectativas tener…

Desde le momento en que el avión comenzó a descender sobre la CDMX, supe que sería un viaje inolvidable… y no me equivoqué. Mil emociones se apoderaron de mí y no pude evitar llorar cuando la tripulación del avión nos dio la bienvenida. Y es que uno nunca sabe lo importante que es regresar al origen sino hasta que lo hace después de haber estado lejos por un buen tiempo.

Regresar a México como turista y con Mark, fue un gran regalo de la vida. Este viaje me permitió mostrarle a Mark una parte de mí que sólo había podido platicarle. Pude enseñarle mis lugares favoritos, las calles por las que me formaron, las comidas que nutrieron mi alma y las ciudades en las que aprendí a amar la vida.

Por fin se me hizo que Mark conociera a mi gente: mi hermano, mis tíos, primos y amigos; y que con ello descubriera una parte de mí a la que sólo había tenido acceso por redes sociales. Disfruté mucho la forma tan natural en que mi gente recibió a Mark y la forma tan orgánica en la que interactuaron; parecía que se conocían de toda la vida.

Pero sobre todo, me encantó descubrir mi país, a mi gente y a mí mismo a través de los ojos de Mark. Al enseñarle mi país, puede revalorar y redescubrir lo que en algún momento de mi vida di por sentado.

A través de los ojos de Mark y sus experiencias en este viaje pude mirar a México con nuevos ojos. Unos ojos más generosos, que me hicieron dar cuenta de que México es mucho más maravilloso de lo que recordaba y que me recordaron lo afortunado que soy por tener gente tan amorosa y generosa a mi lado a pesar de vivir a cientos de miles de kilómetros.

Cada viaje que he hecho ha sido una oportunidad para conocerme y recordar las cosas que le dan sentido a mi vida. Sin embargo, nunca un viaje me había hecho reconectar con mi esencia de forma tan poderosa como lo hizo éste.

Gracias a cada una de las personas que hizo que mi visita a México se volviera inolvidable. Mamá, papá, Diego… no tengo palabras para expresar lo feliz que me hizo volver a estar juntos los cuatro y la forma en que estar a su lado alimentó mi alma. Tíos, primos, amigos… gracias por haberse dado un tiempo para estar conmigo, ya necesitaba sus abrazos, besos y apapachos.

Regresar a México fue regresar a mi esencia. Este viaje me dio la fuerza necesaria para seguir con mi camino y me recordó el sueño que me trajo hasta aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s