Uncategorized

De qué hablo cuando hablo de correr*

El sábado 31 de Marzo la alarma de mi celular comenzó a sonar a las 6:30 de la mañana. Yo ya estaba despierto. Era el día de la carrera ‘Run the rock’. Yo correría 13.5km. La emoción por lo que iba a vivir me apartó de los brazos de Morfeo sin esfuerzos. Apagué la alarma, me vestí, desayuné y a las 7:30 emprendí el camino rumbo a la carrera.

Mark manejó hasta el lugar del evento mientras iba saliendo el sol. Cuando llegamos a nuestro destino, el ambiente estaba listo.

Conforme se acercaba el momento, mis nervios aumentaban. La última (y la única) vez que yo había participado en una carrera había sido 6 años atrás. En ese entonces sólo corrí 10km y todo mi entrenamiento fue de la mano de un profesional. Esta vez correría 13.5km y mi preparación había corrido a cargo de mí.

En los días anteriores a la carrera, mis amigos me recomendaron canciones para hacer un playlist y mantenerme motivado todo el recorrido.  A las 9.30 am dieron el silbatazo inicial, le puse play a la música y comencé a correr. Desde que sonó la primera nota hasta que crucé la meta, me sentí acompañado por todos los que me compartieron sus buenas vibras a través de una canción.

Este pequeño ejercicio fue una GRAN sorpresa. Cuando necesité apretar el paso, apareció la canción adecuada; cuando era bueno llevármela leve sonaron canciones que me relajaban y cuando quería tirar la toalla, empezaron las canciones más motivadoras de la lista. De alguna inexplicable manera (la lista la escuché en modo aleatorio), todas las canciones que me recomendaron sonaron en el momento preciso.

Correr 13.5km fue una experiencia mágica y llena de aprendizajes. Me demostró que el poder que tienen la música y las buenas intenciones es más grande que lo que me imagino.  También me recordó que debo confiar más en mí y en mi cuerpo. Sí llevaba muchos años de no hacer ejercicio, pero hice ejercicio constantemente por muchos más (muchos de ellos en contra de mi voluntad). El cuerpo tiene memoria y el mío aprendió muy bien a prepararse y reaccionar.

Para seguir puliendo lo aprendido y no perder lo ganado, ya me inscribí a la siguiente carrera. Así que, seguramente, les seguiré contando sobre mis aventuras en el mundo de las carreras en mis Escritos Matutinos 🙂

*El título de esta entrada es el mismo que Haruki Murakami le dio a su ensayo en el que explica qué lo motivó a correr, a manera de homenaje al escrito japonés que es uno de mis autores favoritos y también a manera de premonición por todas las historias que vendrán a partir de seguir corriendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s