actitud, aprendizaje, sensación, sueños, Viajes, vida

Bitácora del Viajero: Tokio

Nuestra última parada por Japón fue la capital del país. Pasamos 5 días en Tokio y cada día fue increíble.

El primer día por la mañana nos fuimos al barrio de Shibuya. En la estación del metro hay una estatua en homenaje a Hachiko, el perro en el que está basada la película de Richard Gere. En este barrio también está el cruce de Shibuya, que en las horas pico llega a ser cruzado hasta por ¡20 mil personas! La neta yo no alcancé a contarlas pero sí eran un chingo.

Ese día estaba haciendo mucho frío y lloviznaba pero no nos importó, así que caminamos hasta el santuario de Meiji Jing. Cuando llegamos, la fila para entrar al lugar era tan larga que decidimos no entrar, pero nos tomamos unas fotos en la entrada para este blog e Instagram porque #millennials.

Nuestra siguiente parada fue el barrio de Harajuku, donde vivimos a chicas Harajaku y comimos en un restaurante temático de monstruos.

Nuestro segundo día en Tokio fue para el templo Senso-ji, que es el templo budista más antiguo e importante de Japón. El equivalente a la Villa en Mexico.

A medio día fuimos al Museo Nacional de Tokio, que por ser la semana dorada (el equivalente a Semana Santa para los japoneses) era gratis. La visita fue muy buena porque me enseñó un poco de la historia antigua de Japón y las dinastías de los emperadores.

El tercer día me levanté a las 5:30 am para a las 6am estar en el Mercado de Pescados de Tokio (Mark odia el olor a pescado por lo que decidió quedarse a dormir). Después de desayunarme un delicioso atún a las brasas, fui por Mark y nos lanzamos al templo de los gatos, que es la foto de arriba. La neta fuimos sólo por la foto pa’l Instagram pero el lugar es muy bonito y se siente mucha paz.

De ahí nos fuimos a conocer el Palacio Imperial y en la noche fuimos a comer ¡Sushi!

Nuestro penúltimo día en Tokio visitamos el teamLab Borderless museum, un museo interactivo de luces increíble. La visita fue un viaje a otro planeta, imposible de describir con palabras.

Nuestra última mañana en Tokio regresamos al barrio de Shibuya para hacer unas compritas y agarrar camino al aeropuerto.

Japón es un lugar maravilloso. Mucho más hermoso de lo que las fotos y nuestra imaginación pueden hacernos creer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s