felicidad, momentos, Uncategorized, Viajes, vida

Bali o las vacaciones en las que me sentí Julia Roberts en Eat, Pray, Love

Desde que hace casi 10 años leí el libro y vi la película de ‘Comer, Rezar, Amar’ soñaba con conocer Bali. A principios de este mes, por fin se me cumplió ese sueño y visité la isla Indonesia por una semana.

Desde que me subí al avión en Melbourne, yo ya me sentía poco menos que protagonizando una rom-com hollywoodense. Y aunque mi estancia en Bali poco se pareció a la de Julia Roberts (ella nunca nos mencionó en la película que en Bali nunca dejas de sudar y) no por eso fue menos mágica, pues este lugar es mágico en muchos sentidos.

Mark y yo pasamos los primeros días en Ubud, ubicado en el corazón de la isla y considerado el centro más tradicional de la cultura Balinesa. Los primeros días los dedicamos para turistear y conocer los principales atractivos de la isla: el templo de Lempuyang, el Santuario Sagrado del Bosque de los Monos, los campos de arroz, el Palacio de Ubud. También tomamos una clase de cocina tradicional balinesa y fuimos un show de danza folclórica.

Los últimos días nos fuimos a la playa de Nusa para relajarnos, tomar el sol y dejarnos consentir con masajes.

Bali es un lugar de contrastes. La belleza convive con el caos. La gente es amigable en todo momento. Es un lugar lleno de sabores y los colores. Bali es un lugar lleno de vida. Visitar Bali, fue haber visitado el paraíso en la tierra.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s