actitud, aprendizaje, crecimiento personal, derechos humanos, Educación, transformar, vida

¿Soy racista?

El asesinato de George Floyd a manos de un policía ha levantado todo un movimiento en contra del racismo como nunca antes se había visto. Especialmente las redes sociales se han convertido en un espacio para apoyar el movimiento #BlackLivesMatter, las protestas en EUA y condenar el racismo.

Cuando un tema se vuelve tan relevante todos creemos que nuestra opinión sobre el asunto es indispensable, perspicaz y, sobre todo, que necesita ser escuchada por el mundo (y yo especialmente creo esto la mayor parte del tiempo, sino no tendría un blog). Pero a veces no nos damos cuenta que nuestra opinión, más que ayudar o aportar algo relevante, nomás entorpece y ensucia las cosas (y, sí, mis opiniones la mayoría de las veces pertenecen a este rubro).

Creo que, aunque bien intencionado, muchos de los que usamos las redes sociales para darle la fuerza al movimiento #BlackLivesMatter lo hicimos sin notar que muchas de nuestras acciones perpetúan la segregación racial. Obviamente, al darme cuenta de esto no me quise quedar atrás y dar mi opinión usando el sarcasmo y escribí el siguiente estatus en facebook:

#BlackLivesMatter… pero que La Sirenita no sea negra porque me arruinan la infancia. (Así la doble moral de muchos por aquí) 💁🏽‍♂️

Todos somos racistas, en mayor o menor medida, consciente o inconscientemente (y el que diga que no, miente). La onda, para mí, es aprender a detectar estos comportamientos y reeducarnos para cambiarlos. Pongo mi ejemplo, yo estaba súper en contra de la cuota racial y de género que se ha promovido en Hollywood en los últimos años. Mi argumento contra esta medida era que el talento no está supeditado a un género o raza. Sin embargo, lo que no estaba viendo, es que sistémicamente, a muchas personas se les niegan oportunidades para desarrollarse artísticamente por su raza y/o género.

Darme cuenta de lo anterior no fue fácil y es doloroso, porque me mostró una parte de mí que no me gustaba y que necesitaba trabajar. Leer, investigar sobre el tema y escuchar a gente directamente afectada por esta situación me ayudaron a cambiar esta perspectiva. Sigo creyendo que el talento no está supeditado al género o el origen de una persona, pero ahora me parece no sólo importante sino necesario que existan las cuotas de género y raza. Estas cuotas no sólo le dan visibilidad a ciertos grupos marginados sino que provocan que se hablen de nuevos temas y los temas de siempre se aborden con nueva perspectivas.

Cuando escribí mi post en facebook mi intención era señalar que pensamos que el racismo se limita a ciertos espacios o acciones cuando en la realidad lo tenemos mucho más arraigado de lo que pensamos. Y aunque sigo creyendo que mi estatus es contundente, cagado y le da al clavo (porque #ego), creo que pudo funcionar mejor sin la frase entre paréntesis. Y es que, debido a que existen distintos niveles de racismo, muchas veces tener una actitud racista no tiene que ver con ser doble moralista sino con una falta de consciencia y educación.

Siguiendo con la reflexión de mis actitudes y comportamientos, me di cuenta de que en muchísimos momentos de mi vida he tenido y/o hecho comentarios racistas, clasistas, homofóbicos (sí, los gays también podemos ser homófobos), machistas, antisemitas, islamofóbicos, etc. Gracias a que alguien más se dio el tiempo para señalarme esto y educarme sobre estos temas con profundidad he podido cambiar estas actitudes. Y siento que el error de mi post estuvo ahí, en que al utilizar el sarcasmo, se pudo confundir con una burla cuando mi intención era hacer una invitación a reflexionar sobre cómo nuestras actitudes muchas veces promueven.

Creo que es importante alzar la voz frente a cualquier acto discriminatorio para evitar seguir propagando la hegemonía racial pero también es vital que cuestionemos nuestro propio racismo de forma constante, porque al final del día si estamos a favor del movimiento de #BlackLivesMatter pero seguimos pensando que contratar a una actriz negra para el papel de la sirenita le da en la madre a la película o le seguimos llamando feminazis a las mujeres que salen a luchar por sus derechos, no hemos entendido nada.

View this post on Instagram

#blackouttuesday

A post shared by Bobby Berk (@bobby) on

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s